Prédicas


¡Sano tus heridas y te hago feliz!
17/07/2015

Tu alma sanada socorre tu carne cansada  “Él sana a los que están afligidos y les venda las heridas” (Salmo 147, 3). El camino de quien sigue ...


Deja que la mano de Dios te alcance
16/07/2015

Hoy tienes dos opciones, o juegas con Dios  ‘a las vencidas’ o extiendes las manos y lo acoges en un abrazo”  Vamos a estar atentos al ...


Él envió Su Palabra para sanarte
16/07/2015

Foto: Wesley Almeida/cancaonova.com “Unos días después, Jesús volvió a Cafarnaúm y se difundió la noticia de que estaba en la casa. Se reunió tanta gente, que ...


PHN: Él sana a los que están afligidos y les venda las heridas
16/07/2015

Juventud PHN se reúne en Canción Nueva La juventud es invitada para participar del “Retiro PHN” con el tema: “Él sana a los que están afligidos ...


Apóstoles cansados
14/07/2015

Apóstoles Cansados, prédica de Monseñor Jonas Abib en Cachoeira Paulista, 19/09/04 Evangelio de San Marcos 6, 30. “Los Apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron ...


Dios quiere que adquieras virtudes heróicas
20/06/2015

En esta prédica, Monseñor Jonas refuerza que somos llamados a la santidad, Dios nos da la capacidad para resistir, y con auxilio de las virtudes ...


Una receta para la depresión
02/06/2015

Si quieres una receta maravillosa para la depresión es exactamente la adoración. Muchas veces es en medio del problema, es en la desesperación, que llamas ...


Vuelve al buen combate
22/04/2015

Estamos constantemente en el combate. En un campo de combate, aunque heridos, estamos en la guerra. A veces, luchamos con armas de largo alcance contra ...


Monseñor Jonas predica sobre la preparación para el juicio final
16/04/2015

Estemos atentos pues todos pasaremos por el juicio final En esta reflexión el sacerdote afirma que para no caer en tentación las personas deben vivir todos ...


Misericordia Divina, fuente de milagros
11/04/2015

La misericordia de Dios en nuestra alma y en nuestras relaciones es el gran milagro que el mundo necesita “Escribe de Mi Misericordia. Di a las ...