Jóvenes adopten el PHN como un proyecto de vida

Jóvenes, ustedes son fuertes y pueden vencer las tentaciones viviendo el PHN

Yo predico el PHN hace 16 años. Lo vi creciendo no solo en número y adhesión sino también madurando en el corazón de los primeros jóvenes. Hace 20 años, cuando estaba saliendo de la juventud (porque ahora tengo 50 años) vi al PHN volviéndose un método contra el pecado, vi a Dunga cantando por primera vez la canción “Restauración” en el Hallel en São Paulo, y rapidamente tuve una inspiración: formar un grupo PHN en mi ciudad.

Habían jóvenes luchando contra las drogas, contra la dependecia química, etc. Yo le decia a ese grupo: “Jóvenes, ustedes son fuertes y nosotros necesitamos vencer la droga viviendo el PHN. El PHN maduró y pronto se volvió un ‘estado de vida’. Si le digo no al pecado, consecuentemente le digo si al cielo.

El PHN se volvió una espiritualidad porque rezamos y pedimos a Dios las armas contra el pecado, contra nuestra tendencia a pecar. Porque si no rezas, no encuentras la fortaleza necesaria.

640x380-espanhol- Astromar

Astromar Miranda. Foto: Paula Dizaró/cancaonova.com

El PHN es una propuesta de cambio de comportamiento

El PHN no es y nunca fue una imposición. El PHN es una propuesta metodológica comportamental para tu vida, para tu estado de vida, para tu juventud y espiritualidad.

Ahora, quiero hacerte una propuesta y necesitas darle una respuesta a Dios: Viva el PHN como un comportamiento. Comportamiento significa lo que soy y lo que yo hago. Eso es comportamiento. Tu y yo no somos responsables por lo que sentimos sino por lo que hacemos con lo que sentimos, o sea, como nos comportamos.

Nuestros sentimientos dependen de nosotros para que se ejecuten. “Jóvenes, vencieron al maligno” (Juan, 2, 13). “Quien, yo?”. “Si, tu venciste al maligno”, “pero yo soy tan débil”. Yo venzo por mi capacidad o por mis fuerzas? No! En Cristo, yo tengo que apoderarme de esa victoria de la Cruz por mi. Por eso El dice: “Jóvenes, les escribo porque venciste al Maligno”. Pero nosotros necesitamos comportarnos como vencedores, como hijos del Rey.

Mi generación tiene miedo de la muerte, tu generación le teme a la vida, pero Dios tiene para ti un plan!

Jóvenes, en Cristo, ustede son más que vencedores

“Corage, se fuerte! no tengas miedo! Estos son los tres comportamientos para que asumas como un jóven PHN. No temas ser diferente, teme ser igual al resto del mundo. Lo opuesto de coraje no es miedo, es un amor perfecto.

Un jóven asumió un comportamiento de victoria. Como nadie quiso enfrentar a Goliat, David dijo: “Yo lo enfrentaré” (1 Sam. 17,32).

El comportamiento de David generó confianza en Saul. El sacó la armadura y se fue a un riachuelo, cogió cinco piedras lisas pues era lo que tenia y lo que sabía hacer. Esas eran las ‘armas del comportamiento’. David era pastor pero se comportó como un guerrero. De un lado el ejército filiesteo y del otro, el gigante que lo despreció por tres motivos: “eres jóven, delgado y rubio”.

El mundo te desprecia jóven, él no te ama y quiere conquistarte para la perdición. David habló dos veces con el gigante pero habló con Dios siete veces. El secreto es dialogar con Dios y no con su problema. Problema es igual a cola, cuando uno sale, hay otro que entra.

Pero David vió al gigante y usó una honda, puso la piedra y le dió vueltas. El gigante con su escudo y armadura, y David con una honda y una piedra lisa. Sabes? nadie creía en ese joven llamado David. Todos decian: ” El gigante es muy grande, es un guerrero, es muy alto, no conseguirá alcanzarlo.

Pero David, con su comportamiento decía: “Él es muy grande, no tengo forma de equivocarme”. Lanzó la piedra y el gigante se cayó, fue derrotado. Joven asume: vencesite al maligno, en Cristo, eres más que vencedor”

Joven que venciste al maligno, continuemos matando “gigantes”.

.:EN VIVO – “Basta que seas joven para que los ame”
.:PHN: Dios esta siempre contigo
.:PHN: Habla, Señor, que Tu siervo escucha
.:PHN: ¿Maestro, que debo hacer?
.:PHN: Feliz en la prueba

Astromar Miranda

Miembro del Movimiento Mariana Braga

Deja un comentario