La presencia de la mujer deja el mundo en perfecta armonía

16/04/2018

La armonía esta en el mundo porque tu, mujer, simplemente existe

“sin la presencia de la mujer falta armonía en el mundo, porque, la mujer es la armonía, es la poesía, es la belleza”. La frase es del Papa Francisco, pero es propicia a la reflexión en este día dedicado a la mujer, ese ser inspirado y admirable, creado por Dios para ser señal de su ternura donde quiere que esté.

La Biblia narra en Génesis 1 que, Dios había hecho todo de bueno que existe y dado al hombre; sin embargo, Él aún caminaba triste, porque no había encontrado complicidad en nada de lo que fuera presentado. Entonces, Dios creo la mujer y cuando el hombre la vio, quedo parado y exclamó: ¡“Está, sí, es hueso de mis huesos y carne de mi carne”!

Foto ilustrativa: Wesley Almeida/cancionnueva.com.es

Foto ilustrativa: Wesley Almeida/cancionnueva.com.es

Por veces me quedo pensando: “¿Que es lo que lo que hizo la mujer hizo en sus primeros instantes de vida?” Pero, independientemente de lo que haya sido, el más importante es saber que su presencia es solo su presencia, ha hecho toda la diferencia en el universo. Y quedo claro, ya al inicio de la creación, que no son las cosas que hacemos que proporcionan armonía, y sí nuestro ser. Papa Francisco, afirmó en la homilía del día 9 de febrero de 2017, que es la mujer que trae la armonía, que nos enseña a acariciar, a amar con ternura, y que hace del mundo una cosa bella.

Yo creo que, ahí esta el centro de la vocación femenina, amar. Podemos hacer muchas cosas, peor nada nos trae tanta felicidad como dedicarnos a las personas, simplemente porque Dios nos ha creado para el amor y la ternura. En este contexto, presento algunos pasos que pueden ser dados, para trae armonía al mundo.

Encuentra tu lugar

Creo que, el primer lugar donde debemos proporcionar armonía, es dentro de nosotros mismo, porque nadie puede dar lo que no posee. Entonces, mujer, acércate de Dios por la oración y déjate conducir por Él. Esta experiencia te llevará a percibir que es única, y tiene un valor incalculable. Percibirá también que, cada gesto su hecho con ternura, tiene el poder de transformar los corazones. ¿Quien nunca cambio de idea después de una sonrisa amorosa, un abrazo o una palabra de confort?

Asuma su verdad

Su historia por más dura que sea, ella tiene gran valor. Busque contemplar la misericordia de Dios en cada acontecimiento de tu vida, y eso te ayudara a percibir que Dios jamás te abandonara. Te ayudará a amar a Dios con gratitud, a sí mismo y, consecuentemente, a los demás. Cuando nos reconciliamos con nuestra verdad, sucede como si fuera un nuevo nacimiento en nuestra alma. Nos volvemos capaces de amar sin miedo y, también, recibimos el amor guardado por otras personas para nosotros.

Tenga calma

La agitación nos ha quitado de las cosas más importantes de la vida. Nosotros vemos apegados al pasado o preocupados con el futuro cuando, en verdad, Dios esta amándonos en el presente, exactamente en el lugar en que estamos ahora. Papa Francisco dice que: “Para entender una mujer es necesario, antes, soñarla”. Sin embargo, la verdad es que esta faltando tiempo para soñar, talvez sea por ese motivo que, ni nosotros mismas nosotros entendemos. Entonces, escucha tu corazón que dice bajo: “calma, escoja lo esencial para este instante y no se atemoriza; “hay un tiempo para cada cosa bajo el Cielo”.

Lee más:
.:Empoderamiento: los poderes sociales de la mujer cristiana
.:La batalla entre la mujer y el dragón
.:La moral sexual y la mujer

Huya de la funcionalidad

la mayoría de nosotros, mujeres, sufrimos de la ansiedad. Porque nos gustaría de hacer muchas cosas y no conseguimos. Pero, ¿sera que el hecho de querer hacer siempre más, no es de cierta forma, la tentativa de corresponder al patrón de “mujer moderna”que los medios presenta? Papa Francisco recuerda que “la funcionalidad no es el objetivo de la mujer”. Por supuesto, ella puede hacer muchas cosas, como en general todo el mundo puede, dice él, pero el objetivo de la mujer antes de todo es el de crear armonía en el mundo.

Por lo tanto, mujer, para traer la armonía que el mundo necesita, sea tu misma y viva de acuerdo con la vocación que Dios le dio. No permita que nada borre tu brillo, ni disminuya tu dignidad de hija amada del Padre. Recuérdese de que, tu felicidad esta escondida en los corazones sedientos de amor esparcidos por el mundo. ¡Entonces coraje! Ame sin miedo a todos que encontrar. Extienda la mano a quien necesita levantar, sonríe con gratuidad mismo que no sea comprendida. ¡Abraza fuerte! Enjugue las lagrimas, acoja de corazón aquel que llega, promueva el bien por donde pasar y verás que a los pocos el mundo se volverá más armonioso, simplemente porque tu existe.

Dijanira Silva
Misionera de la Comunidad Canción Nueva, actualmente reside en la misión de San Pablo.

Comentarios

Necesita estar registrado para enviar comentarios.