PHN: ¡No llores, Jesus venció la muerte!

Jesús transformó al difunto que huele mal en un profeta perfumado

Padre Fábio Camargos. Foto: Roger Ferrari/cancaonova.com

Padre Fábio Camargos. Foto: Roger Ferrari/cancaonova.com

Vamos reflexionar sobre el Evangelio de Lucas 7, 11. En este pasaje bíblico estamos frente a un milagro estupendo hecho por Jesús.

Muchos de los que aquí están, vinieron de lugares que muchas personas, ni siquiera saben donde quedan. Pero hoy, están aquí para vivir este milagro. Dios te ama mucho y Él soñó con nosotros en este retiro.

Jesús esta diciendo a cada uno de nosotros que Él nos ama y quiere cambiar nuestra vida. El pasaje bíblico nos muestra que la esperanza de aquella mujer viuda había muerto, porque ella estaba sola, sin amparo y su hijo se había muerto.

El niño de este Evangelio tuvo una muerte inesperada. Existen personas que ya imaginamos que están cerca de morir, pero así como la madre de aquel niño, existen las que no. Y esta madre no tenía nada más que hacer frente a la muerte del hijo.

La muerte es un sentimiento que nos paraliza y el desánimo se  apodera de nuestra vida cuando se mueren aquellos que amamos.

El Evangelio nos hace reflexionar sobre una muerte en vida. Muchos no están creyendo, desanimados, sin esperanza y se contentan con la mediocridad.

Existen personas cuya debilidad se  volvió su fracaso por eso, necesitamos tomar consciencia de que no somos hechos para tener una “vida de perros”.

Mientras el mundo nos dice: “Pobre”; Jesús, el león de Judá, va hasta donde estamos para levantarnos y decirnos que somos fuertes. El Señor toca en cada uno de nosotros, porque Él baja hasta nuestro peor, en nuestra depresión, en nuestro miedo y nos levanta.

.:EN VIVO – “Basta que seas joven para que los ame”
.:PHN: Dios esta siempre contigo
.:PHN: Habla, Señor, que Tu siervo escucha
.:PHN: ¿Maestro, que debo hacer?
.:PHN: Feliz en la prueba

Dios quiere transformarnos a todos nosotros en grandes profetas del Señor. Jesús nos acerca a Él y transforma al difundo en profeta. El difunto huele mal y el profeta exhala el amor de Cristo.

El Señor es capaz de trabajar con instrumentos insuficientes, por eso, Él elige a cada uno de nosotros para que seamos profetas de Él. Y, para  que lo seamos es necesario amar mucho a Jesús, por eso trae en tu corazón ese ardor y amor por Él.

Decide amar a Jesús con todo tu corazón, porque pecadores somos, pero necesitamos amarlo a Él.

Estoy aquí para decir que debemos aceptar la oferta de Jesús y amarlo. Pero no amarlo por lo que Él puede dar, sino por lo que Él es. Mi hermano, no existe ningún perfume mejor que el perfume del amor de Jesús.

¡El PHN solo funciona si dices: por hoy yo voy amar a Jesús con todo mi corazón!

Padre Fábio Camargos
Misionero de la Comunidad Canción Nueva
Predica durante el PHN 2018

Deja un comentario