O Santos o Nada

16/07/2017

Dios quiere que seas santo: o santos o nada

Hoy (16/7), es el día de Nuestra Señora del Carmen y quiero comenzar con la Virgen María porque esta prédica va a ser distinta a lo que había preparado, porque nació de una prédica hoy, por la mañana, con el Padre Jonas Abib y me gustaría traerles el tema de esta prédica: “¡O santos o nada!

Dios le inspiró a Monseñor Jonas Abib hacer una comunidad que fuese un camino de santidad y quiero explicarte en que consiste este camino.

640x380---espanhol (2)

Padre Paulo Ricardo / Foto: Wesley Almeida

Canción Nueva nació del Evangelii Nutiandi, un documento del Papa Paulo VI: “será pues, por el comportamiento, que la Iglesia ha de evangelizar”, o sea, en el testimonio de la santidad. En el mundo actual es necesario evangelizar a través del Espíritu Sato.

¿Qué es la santidad?

Ser santo no es simplemente vivir el “PHN” (Por Hoy No), esto es solamente el comienzo de la historia. Las personas abarataron la santidad. Creen que solo es para de pecar. Si dejaste de pecar, todavía estás en la estanca cero. ¡Ser santo es amar! Si Canción Nueva vive la santidad, la comunidad necesita amar.

Las personas creen que existen solamente dos tipos de personas: el pecador y el santo. Pero entre esos dos, existe una tercera: el “mundano”.

Tu viviste el PHN, hiciste tu primera conversión. Pero aún no es santidad. “Puedes parar, puedes parar de pecar”, “No te maltrates más”, eso es el PHN. Dejar de estar enfermo, pero eso todavía no es la salud. La persona que sale de terapia intensiva necesita de fisioterapia, después pasa a un tratamiento más riguroso. Todos podemos querer la medalla de la santidad. Pero el PHN es: “Sal de los cuidados intensivos, y ven a hacia la salud”.

La Comunidad Canción Nueva es una escuela de santidad y si queremos entrar en ella, necesitamos entender qué es Canción Nueva y, después, ser fieles a lo que Dios inspiró a la Comunidad. Esto es importante, para ti que viniste al PHN y para ti, miembro de Canción Nueva, porque necesitas ser fiel a lo que eres.

Todavía no somos santos, tenemos bastante del “mundo” en nosotros todavía. Estamos dentro de la Iglesia pero envidamos lo que sucede del otro lado de la ventana: “todo lo que me gusta es ilegal, inmoral o malo”, esa es la mentalidad del “mundano”. El mundano no está en pecado, pero envidia a los pecadores. Ésa es la enfermedad de los pecadores. Si pecas, vete a confesar; si caíste, levántate. ¡Vamos hacia adelante! Pero Dios no quieres que seas “buenito”, Dios quiere que seas santo. Ése es el método de Canción Nueva.

Un día, llegó un joven despavorido y le preguntó a Jesús: “¿Qué tengo que hacer para entrar al Reino de los Cielos?” Y Jesús le respondió: “PHN”. No cometer adulterio, no matar, no robar, no levantar falso testimonio. El joven lo dijo: “¡Ay Jesús! Yo vivo el PHN que aprendí con Dunga, allá en Canción Nueva”. Entonces Jesús le dijo: “¡Qué bueno! ¿Aprendiste con Dunga? Ahora aprende con Monseñor Jonas Abib. ¡Deja todo! ¡Radicalidad! Es necesario evangelizar con la vida, con el camino de santidad

Vienes, te confiesas, lloras, te arrepientes de tus pecados, recibes la absolución. Perdonado, te levantas, tienes un ataque cardíaco y mueres. Pregunto: “¿Crees que ésta persona está salvada?” Si, está. Pregunto: ¿esa persona va al cielo? No. Va al purgatorio, porque no es pecador, pero tampoco es santo. Aquel joven estaba en gracia, como amigo de dios, por lo tanto, salvo.

Tú, todavía, no eres santo porque tu corazón está dividido. Amas a Dios, pero amas tantas otras cosas. Eres generoso, pero te cuesta soltar. Eres fiel a tu esposa, novia, pero te pasa cada tentación por la cabeza. Dejaste el mundo, pero dentro de tu corazón miras por la ventana y envidias el mundo. Eso quiere decir que tu corazón es un campo de batalla.

¿Qué es un santo? Es aquel que ama a Dios con todo su corazón, con todo su entendimiento y con toda su alma.

Amar a Dios sobre todas las cosas. De un lado, tener todas las coas y del otro, tener a Dios. ¡Es preferir a Dios! El martirio no es para el que quiere, es para el Dios elige.

¿Cuál es el camino de santidad?

Mons. Jonas colocó en la regla de vida de la Comunidad Canción Nueva las “5 piedritas”:

1-Confesión: la confesión te coloca dentro de los que los santos llaman primera morada. La persona todavía no está en el camino de la santidad, pero ya está salva. Va al purgatorio, hasta purificarse, porque en el Cielo solo entran quienes aman a Dios con toda su alma, con todo su corazón y con todo su entendimiento. Si no estás en estado de gracia, si no te confiesas hace más de un año, si faltas a misa los domingos, si estuviste usando métodos anticonceptivos, si estás casado y usas preservativo, no estás viviendo según los mandamientos. Con tu novia debes ser casto, ése es el camino, porque el sexo tiene que ver con la familia. Si no quieres ser padres, si no quieres ser madre, se casto. Si bebes para emborracharte, usas drogas, si deseas el mal a otro, quisiste matar a las personas – esto es no es tener rabia solamente- tú estás en pecado grave. ¡Necesitas confesarte! Porque necesitar volver a la amistad con Dios.

2y3: Eucaristía y la Palabra de Dios: necesitas comulgar todos los días en estado de gracia. Quien está en la segunda morada, es porque ya tiene una vida de oración personal y comunión diaria. Si no tienes oración personal, no pasas a la segunda morada, no serás santo porque no tendrás la fuerza para eso. No basta comulgar, porque hay gente que comulga todos los días y nunca será santa. ¡Es necesario tener fe! No puedes comulgar sin tener fe. ¡Necesitas creer que es Jesús! Si quieres ser santo, la segunda piedrita, que te va a colocar en la segunda morada, es la Eucaristía. Son solamente 15 minutos, pero necesitas extender eso con la oración personal. Si vas creciendo fe en fe, tú, entonces, estás en la segunda morada. La santidad, de verdad, es para quien está en la cuarta morada.

4-Ayuno: Necesitas sacrificarte. Y, además de eso, tienes que tener un apostolado. Es lo que los miembros de Canción Nueva son llamados a vivir, salvar alma. Todo santo necesita ser madre y padre espiritual, así, vas matando el egoísta que está dentro de ti, y sin tener tiempo para ti mismo, dejándote devorar por los hermanos, dejándote devorar por las almas, llegas a un punto en que no logras purificarte más: ¡ahí entra Dios! Es como una ropa que ya fue lavada muchas veces, pero necesita ser lavada en agua limpia. Ahí sí, comienzas a amar de una forma de la que no eras capaz.

5-Rosario: la buena noticia es que en este camino difícil y arduo, existe un elevador, una escalera mecánica: Es María, la “quinta piedrita”.

Éste es el camino que Dios inspiró al Padre Jonas hace 40 años, no fue inventado por él. Es el camino de la Iglesia. Esa fue la respuesta a la crisis que vivió la Iglesia en los años 70. Millones y millones de sacerdotes dejaron sus ministerios, las iglesias se estaban vaciando. El Papa Paulo VI llegó a desahogarse en la plaza de San Pedro diciendo que “el humo de satanás había entrado en la Iglesia”, ahí, entonces, escribe la “Evangelii Nutiandi”. Fueron los santos los que rescataron la Iglesia. Por eso, no basta con ser “buenitos”. El único camino es: ¡O santos o santos!”. Monseñor Jonas, cuando fundó Canción Nueva, quiso hacer una Comunidad de sacerdotes, sino de familias, sacerdotes y jóvenes para mostrar que en todos los estados de vida, es posible ser santo.

Si Canción Nueva es fiel a su llamado, Dios la usará para la salvación de las personas de Brasil y del mundo. Si Canción Nueva no fuera fiel a su llamado, Dios hará surgir la salvación de otro lugar. Podemos ser instrumentos de Dios para la salvación. Es una maravilla: no es luchar para dejar de pecar solamente, sino que podemos amar y dar la vida como la dieron los grandes santos.

Puedes decir: “no tengo fuerzas”. ¡Es verdad! Pero existe el camino y yo estoy sistematizando lo que Dios inspiró a Mons. Jonas Abib, al Papa Paulo VI, a Santa Teresa de Ávila.

Eres como un marido infiel, dejaste de traicionar a Dios, pero no lo quieres amar, quieres dejar de traicionarlo solamente, quieres dejar de cometer adulterio, pero Dios te llama para que dejes de arrastrarte como la serpiente. Dios te llama a la altura del Amor. ¡Vamos a terminar con la mediocridad! Tu corazón está ardiendo porque sabes: ¡Jesús te encontró! Ahora, Él lo quiere todo, quiere hacerte feliz y para eso necesitamos entregar todo! ¡O santos o nada! ¡Ésta es nuestra vocación! ¡Iglesia, despierta para tu verdadera vocación!

Lee más:
.:PHN: ¡Ánimo para seguir el llamado de Dios!
.:PHN: No te acobardes
.:PHN: ¡Ven y sígueme!
.:PHN: Él te llama a ser pescadores de hombres
.:PHN: Sanando la parálisis del alma
.:PHN: Jesus te llama hoy
.: Juventud templada por el Espíritu Santo

Padre Paulo Ricardo
Sacerdote de la Arquidiócesis de Cuiabá – MT
Prédica en el Campamento PHN 2017

Comentarios