PHN - Hijo he ahí a tu madre

No tengas miedo de recibir a María. Nuestra Señora es el corazón con el cual Jesús fue acogido en este mundo

Dios preparó un corazón lleno de amor para acoger a Su Hijo Jesús: el corazón de María. Si miramos nuestro corazón, no encontraremos amor suficiente para acoger a Jesús. Cuando el Amor se hizo carne, cuando vino al mundo, nosotros Lo matamos. Él, en cambio, fue recibido en este mundo con bofetones y escupido; Jesús fue recibido por María, y fue amado por ella como mereció. Nuestra Señora es el corazón con el cual Jesús fue acogido en este mundo.

Padre Paulo Ricardo – Foto: Roger Ferrari/cancaonova.com

Padre Paulo Ricardo – Foto: Roger Ferrari/cancaonova.com

Dios es Amor

Dios creó a nuestros primeros padres: Adán y Eva. Dios nos creó, y nos creó como amigos. Nosotros sabemos que Él es amor, pero le tenemos miedo. “¿Y si la voluntad de Dios no es buena?” Eso ocurre por causa del pecado original. Él es amor infinito, pero dentro de todos nosotros existe un miedo de entregarnos a Él.

¡Dios nos ama! ¡Él es nuestro amigo! Y la tentación nunca va a ser más grande que la gracia de Dios, que está a nuestro lado, sosteniéndonos. El diablo sabe como tentarte dejando un espacio de libertad, para que la responsabilidad sea tuya.

¿Cuál es la mayor tentación que el diablo utiliza? La mentira. La serpiente puso en el corazón de Eva que Dios es un engañador, que en el fondo, Él no quería nuestro bien.

Cuando pensamos “quien es católico no puede hacer nada”, nuestra rabia es con Dios, pero fue la serpiente que puso en nuestro corazón, que Dios es mentiroso y malo. Si Él nos niega las cosas, es porque no nos quiere bien. Adán y Eva comenzaron a tratar a Dios como si Él fuera un enemigo. Entonces, el Señor maldice la serpiente como animal traicionero: “puse enemistad entre tú y la mujer”.

María en el plan de salvación

Eva fue la Mujer, la Virgen, la Inmaculada sin pecado, la Novia. Ella fue visitada por un ángel. María es parte del plan de salvación de Dios. Si la perdición entró por la desobediencia de Eva, Dios quiso que la salvación pudiera entrar, en nuestra vida, por una Mujer.

“Dios quiere necesitar a la Virgen María. Y si Él la necesita, nosotros también la necesitamos” Ningún católico tiene duda: Jesús es el unico mediador entre en hombre y Dios. Y para que Él sea el Mediador, es necesario que sea verdaderamente Dios y verdaderamente Hombre.

Jesús es el puente, pero Dios quiso que ese puente pase por una puerta. Como Eva desobedeció, María, obediente, dijo: “He aquí la Sierva del Señor”. La puerta se abrió y la salvación entró en el mundo por medio de La Virgen María, que es la Puerta del Cielo! Ella es la puerta por la cual pasó el Mediador Universal.

.:EN VIVO – “Basta que seas joven para que los ame”
.:PHN: Dios esta siempre contigo
.:PHN: Habla, Señor, que Tu siervo escucha
.:PHN: ¿Maestro, que debo hacer?
.:PHN: Feliz en la prueba
.:Jóvenes adopten el PHN como un proyecto de vida

Lo que Dios nos dice, hoy, es lo mismo que el ángel le dijo a José: “No tengas miedo de recibir María”. Fue Dios quien nos  la dio. ¡Ella no es una mujer cualquiera, Ella es la Mujer!

Cuando admiramos a María, ella se convierte para nosotros en el reflejo del amor de Dios.

El pecado original nos llevó a tener miedo de Dios. Nosotros somos como Adán y Eva, escondidos detrás del arbusto, pero Dios envió a una Mujer, porque nadie tiene miedo de entregarse en los brazos de una buena Madre.

Hable con Nuestra Señora: “¡Madre, tengo miedo! ¡Cuidame! En tu regazo, Madre, cuidame”. Si nos entregamos a María, Ella nos va a entregar a Dios. Cuando nos acercamos a la luna, vamos, directamente, para la luz del sol. Si nos entregamos para Nuestra Señora, ya estaremos en el corazón de Dios. No tengamos miedo de entregarnos a María, porque ella nos entregará para Dios”.

Padre Paulo Ricardo
Predica durante el PHN 2018

Deja un comentario