Solo con el Espíritu Santo podemos vivir el PHN

Es unicamente por la gracia del Espíritu que podemos vivir ese ‘por hoy no voy a pecar más’.

La primera cosa que quiero decir es sobre este lugar, el Centro de Evangelización Don Juan Hipólito de Morais. Habia un barranco a la derecha y otro a la izquierda, y al medio un riachuelo. Todos los dias a las 6pm yo rezaba el rosario por aqui y le pedia a Dios que esto se volviese un estadio. Era una osadia, pero el Espíritu Santo ponía eso en mi corazón.

Y gracias a Dios a los pocos el Centro de Evangelización se fue construyendo y modelando, cuento esto para decir que para Dios nada es imposible. Todo es posible para el que cree, solo tenemos que creer y pedir. En nuestra vida también es así, pues nada es imposible para Dios, pues si creemos El lo realiza.

En la primera lectura vemos la historia de José de Egipto, que fue vendido para comerciantes de esclavos, pues sus hermanos tenian envidia del amor de su papá por José. Y para dicimular ellos mataron a una oveja, cogieron el manto de José y lo tiñieron con esa sangre, y lo llevaron al papá para hacerle creer que lo habia matado una fiera.

Una pena, pero Dios hizo una maravilla, pues después de mucho tiempo José era la segunda autoridad más importante, después del Faraón. Tanto asi que el pueblo tuvo que necesitar de la administración de José para que tuviesen alimento durante la sequía. En esta situación los hermanos de José y su padre vinieron a Egipto para intentar no morir de hambre. Y ahi ellos pidieron perdón por sus crímenes que cometieron contra José.

 

“Es unicamente por la gracia del Espíritu que podemos vivir ese ‘por hoy no voy a pecar más” – Monseñor Jonas Abib | Foto: Bruno Marques/cancionnueva.com.es

José al escucharlos se puso a llorar pues en verdad ya los habia perdonado. No era necesario que le pidiesen perdón. Así como José, nosotros también tenemos que perdonar pues el perdón es muy importante en nuestras vidas. A pesar de que queramos vivir el PHN, si no perdonamos, el pecado que no damos, nos amarra y no nos deja vivir. Y el mismo José les dice a ellos como Dios habia transformado en bien el mal que ellos habian hecho.

Al comienzo del Evangelio vemos que para el discípulo basta ser como su maestro, y para el siervo basta ser como su señor. Vea bien, el Señor quiere que seamos sus discípulos. El discípulo es el que vive junto a su maestro, que lo acompaña y que confía en el maestro y va siendo formado en la vida, lado a lado con su maestro.

Asi también, como siervos, pidamos a Jesús que queremos ser discípulos y siervos suyos. Esto es muy importante, es gran parte del PHN.

Para nosotros, que vivimos el PHN necesitamos su Espíritu Santo. El PHN existe hace mucho más tiempo de lo que sabemos pues él comenzó con un jóven llamado Domingo Sabio que declaró: “antes morir que pecar”. Y es unicamente por la gracia del Espíritu que podemos vivir ese ‘por hoy no voy a pecar más’.

En Hechos de los Apóstoles 19,1-6, vemos a San Pablo llegando a Éfeso:

Mientras Apolo permanecía en Corinto, Pablo atravesando la región interior, llegó a Efeso. Allí encontró a algunos discípulos y les preguntó: «Cuando ustedes abrazaron la fe, ¿recibieron el Espíritu Santo?». Ellos le dijeron: «Ni siquiera hemos oído decir que hay un Espíritu Santo». «Entonces, ¿qué bautismo recibieron?», les preguntó Pablo. «El de Juan», respondieron. Pablo les dijo: «Juan bautizaba con el bautismo de penitencia, diciendo al pueblo que creyera en el que vendría después de él, es decir, en Jesús». Al oír estas palabras, ellos se hicieron bautizar en el nombre del Señor Jesús. Pablo les impuso las manos, y descendió sobre ellos el Espíritu Santo. Entonces comenzaron a hablar en distintas lenguas y a profetizar.

Lee más:

.:PHN: Joven, no tengas miedo de ser santo – En Vivo
.:Solo en Cristo encontramos la Verdad que libera
.:Corazón del Guerrero, morada de las virtudes
.:Santidad: un verdadero desafió
.:Joven, ten una sana y profética de ti
.:Camino PHN: la ruta comienza dentro de sí
.:Dios forma tus guerreros en las batallas de la vida
.:Joven, no tenga miedo de ser santo
.: Pongámonos la armadura para combatir por la santidad

Así, bautizados en el Espíritu Santo, esos hombres tuvieron sus vidas transformadas y pasaron siglos sin que se hable del bautizo en el Espíritu Santo y solo después del Concilio Vaticano II que el Bautizo comenzó a resurgir.

Un dia en Estados Unidos un jóven en su universidad recibió oración y fue bautizado en el Espíritu Santo, también sucedió eso con otro joven, de otro lugar lejano. Pero como Dios es Dios, ellos se encontraron y juntos hicieron un trabajo lindo para llevar el bautizo a varias universidades, y así nosotros también necesitamos este bautizo.

Es solo con el bautizo en el espíritu y por Su fuerza que podemos vivir las batallas y vivir el PHN. Dios nos quiere santos, vigilemos en la gracia del Espíritu para que no caigamos. No dejemos que el enemigo nos derrumbe después de tantas cosas buenas que El ya hizo en nosotros. Seamos santos pues el Señor es santo!

Monseñor Jonas Abib
Fundador de la Comunidad Canção Nova
Homilia durante el PHN 2019

Deja un comentario