Vídeo: Día del Ángel de la guarda

Dos de octubre día del ángel de la guarda 

Te invito rezar con nosotros:

El ángel de la guarda pasa a proteger a una persona sólo después de esta haber nacido. Esto es porque desde el momento de la concepción hasta el nacimiento del niño, el ángel de la guarda de la madre cuida también al nuevo ser, sí, como quien guarda un árbol cargado de frutos. Cuidando al árbol, se cuida también a los frutos.

Cuando nacemos, recibimos de Dios un guardián angelical. Él nos acompaña a lo largo de nuestra vida, nos protege, nos aconseja, nos inspira. Todas las obras que realiza, sus auxilios, sus intervenciones, nos ayudan a progresar espiritualmente y producen en nosotros gran consuelo. Pero sólo actuará con eficacia en nuestra vida si estamos abiertos a su socorro y abiertos a seguir las mociones que él nos transmite.

Tener un ángel de la guarda significa que

“Desde su comienzo (cf Mt 18, 10) a la muerte (cf Lc 16, 22), la vida humana está rodeada de su custodia (cf Sal 34, 8; 91, 1013) y de su intercesión (cf Jb 33, 23-24; Za 1,12; Tb 12, 12). “Cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducirlo a la vida” (S. Basilio, Eun. 3, 1). Desde esta tierra, la vida cristiana participa, por la fe, en la sociedad bienaventurada de los ángeles y de los hombres, unidos en Dios.” (CIC 336)

Nuestro ángel de la guarda es un instrumento de la solicitud paternal de Dios para con nosotros y es el intermediario de su benevolencia. Muchas de las gracias destinadas para nosotros pasan por él, por nuestro ángel de la guarda. El ángel hace por nosotros mucho más de lo que imaginamos, pues, así como él, su acción también es invisible. Sólo cuando lleguemos al cielo podremos saber todo aquello que le debemos, todos los males del alma y del cuerpo de los cuales nos preservó, todos los bienes que buscó para nosotros, todas las gracias que nos aseguró, todos los servicios que nos prestó.

San Francisco de Sales solía decir sobre los ángeles: “Debes tener mucha devoción hacia tu ángel de la guarda … ¡Oh! ¡Como son numerosas y preciosas las ventajas que podemos obtener de esta devoción! Nuestros buenos ángeles son llamados ángeles de la guarda, que tienen la misión dada por Dios de asistirnos enviándonos sus inspiraciones, defendernos en el peligro, reprendernos, para superar nuestros defectos, y perseguir las virtudes”

El alimento más perfecto para nuestro ángel de la guarda es nuestra disponibilidad para hacer la voluntad de Dios.

San Bernardo de Claraval resume en tres las actitudes o comportamiento que las personas deben tener en relación al santo ángel de la guarda:

  • Actitud de respeto: porque es un ser más perfecto y más digno que nosotros.
  • Actitud de confianza: para confidenciarle las dificultades, pedir ayuda y disposición para necesaria para cumplir la voluntad de Dios en nuestra vida.
  • Actitud de amor, devoción y gratitud: a fin de que seamos dóciles a sus inspiraciones, porque en realidad son inspiraciones de Dios; tener confianza en sus iniciativas y agradecer su preciosa y beneficiosa intercesión junto al Creador.

Oración al Angel de la Guarda

Angel de mi guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día;

Las horas que pasan, las horas del día, si tú estás conmigo serán de alegría;

No me dejes solo, sé en todo mi guía; sin Ti soy chiquito y me perdería;

Ven siempre a mi lado, tu mano en la mía. ¡Ángel de la guarda, dulce compañía!

Lee más: 
.:Santos Arcángeles: ellos luchan por nosotros
.:Entienda como tu ángel de protege
.:Oración de Liberación a San Miguel Arcángel

Deja un comentario