Novena de Navidad - 3° dia

Reza con nosotros el tercer día de la novena de Navidad

En este tercer día de la Novena, en que nos preparamos para Navidad, la liturgia nos presenta el texto de la Anunciación a José, un pasaje lleno de significado teológico y de dignidad personal . El testimonio de este hombre justo y noble es elocuente, y por su vez comprometedor. Es un proyecto de vida para imitar su nobleza personal y su docilidad de espíritu para dejarse conducir por la acción del Espíritu en su vida.

Que el testimonio de José nos ayude a mirar nuestra actitud en el matrimonio y en la familia y que nos ayude a acercarnos más al Señor.

Motivación del 3º día de la novena de Navidad

:: En este tercer día de la novena de Navidad, continúa preparando el pesebre. Después de haber colocado la imagen de María y de José, en esta oportunidad coloca el establo, significando el rechazo que tuvieron en Belén.

:: Que cada uno haga una oración de perdón y ayuda, pidiendo la intercesión de José y Maria, por las parejas que están en conflicto y dificultades, para que en esta Navidad, puedan comenzar una vida nueva.

:: Haga algún gesto o actitud concreto durante el dia. Si la pareja está en conflictos, que sea capaz de acercarse y buscar el diálogo, si no hay necesidad, que ayude a las otras parejas en situación dificil, sea instrumento de paz y reconciliación a los demás.

Oración Inicial

:: En nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, ¡amén!

Maria, Virgen embarazada, mujer de Dios, Virgen del “si” fecundo. Tu que fecundaste al verbo de Dios y lo llevaste en tu seno durante nueve meses, sintiéndolo palpitar y crecer dentro de ti, experimentando su presencia y siendo transformada por El.

En estos días que anticipan el nacimiento de tu Hijo, queremos acompañarte, queremos estar contigo y aprender de ti a llevar a Dios en el corazón y que nos dejemos transformar por Tu presencia.

Maria, Virgen Embarazada, te pedimos que al acompañarte, seas tú quien interceda por cada uno de nosotros, para que podamos celebrar Navidad llenos de la esperanza de tu Hijo en nuestra vida. María, Virgen Madre, mujer de la espera confiada, pide por nosotros para que en esta Navidad, todos podamos estar más cerca de tu Hijo y así seamos capaces de recomenzar, de perdonar y ser perdonados, de volver a amar, y ser sanados interiormente para celebrar y vivir la vida de Dios en nosotros.

María, Virgen del “si” y de la realización, Virgen Madre del silencio elocuente, ayúdanos a celebrar esta Navidad, teniendo a tu Hijo como centro de nuestra vida. María, pide por nosotros ahora y siempre.

¡Que así sea!

Reflexión de la Palabra de Dios

Lectura: Mateo 1, 18-24

Profundizar el texto. Leerlo varias veces, saborear la palabra. Ver la actitud de José, su conflicto interno, sus interesesm su búsqueda y su docilidad.

Contemplación: Es buscar apropiarse del texto, no mirarlo como expectador, sino ser participante de la escena. Tener una relación personal y directa con los personajes. Usar la imaginación para conocerlos y profundizarlos interiormente.

Oración

Oración: Niñito Jesús, tu Madre, que te concibió por obra del Espíritu Santo, te llevó dentro de ella con todo el amor, pero eso hizo que José, tu protector, se sintiese herido por esta situación y ante la incomprensión, prefirió abandonarla. Niñito Jesús, en este tiempo de preparación para tu nacimiento, pedimos que derrames tu bendición sobre los esposos que están pasando por dificultades, ayúdalos para que sepan conversar, escuchar al otro, que le den espacio al diálogo y al perdón.Niñito Jesús derrama tu gracia sobre estas personas, para que vuelvan a quererse como al inicio y ahora se quieran teniendote a Ti.

¡Que así sea!

Lee más: 
.:Novena de Navidad – 1º Día
.:Novena de Navidad- 2º Día
.:¡Navidad, fiesta de la Luz!

Oración Final

José, hombre justo y digno, hombre respetuoso de sí mismo y de María, tú que te has dejado guiar por el Espíritu Santo, mira y ayuda a todos los esposos que viven dificultades y son incomprendidos, que son incapaces de escuchar y comprender al otro, que no encuentran salida a sus problemas, que están sufriendo y tienen su corazón sangrando. Tú, José, que viviste una situación algo parecida, intercede por ellas, acompáñalas, fortalécelas, para que sepan darse una oportunidad, para que puedan escuchar y abrirse al otro, para que puedan actuar con el corazón de Dios, para comprender y perdonar, para buscar entre los dos el camino de salida para que iluminados por el Espíritu Santo, y siendo dóciles a Tu acción, puedan, mirando hacia adelante, perdonarse, olvidar y así comenzar nuevamente una vida nueva, más unidos, más maduros, más entregados, teniendo a Jesús en el centro de sus vidas. José, que las familias que están en conflicto, bajo tu intercesión puedan volver a quererse y ser felices, como lo fueron ustedes en Nazaret. José, hoy y siempre, pido por los esposos en conflicto y que por tu intercesión tengan la paz y la alegría que viene del Señor.

¡Que así sea! 

Deja un comentario