¡El pasado de mi enamorada me asusta!

08/07/2015

Jason Evert, predicador internacional sobre la Teología del Cuerpo responde la siguiente pregunta:

Soy virgen y estoy enamorado de una mujer que tenía un pasado malo, pero ahora decidió vivir la pureza. Sin embargo pensar en su pasado me asombra, ¿Cómo puedo vivir eso de una mejor manera?

Sé como te sientes porque hasta el día que me casé yo era virgen, pero mi esposa no. Así como la mujer de quien hablas, mi esposa se volvió una nueva criatura, pero lidiar con el conocimiento de su pasado para mí aún era un desafío doloroso. Por un lado había en lo íntimo de mi ser un vacío en relación al pensar que ella ya había estado de forma tan íntima con un extraño, que no era yo. También sentí resentimiento en relación a los otros hombres y nunca quise tener rencor. También tuve la decepción de haber esperado tanto tiempo para entregarme enteramente a alguien queriéndola para compartir la experiencia de la noche de nupcias siendo totalmente único! ¿te suena? Recibo innumerables emails de hombres y mujeres como tu, que están luchando con el pasado de su compañero. Aqui comparto una estrategia para superar la dificultad:

jasonevert

Una de las razones por las que estos pensamientos continúan visitando la mente es porque probablemente estás intentando empujarlos hacia afuera de tu mente sin lidiar con ellos realmente. Barriéndolos por debajo de la alfombra harás que ellos continúen incomodándote. Como veo, la solución no es reprimir pensamientos sino lidiar con ellos, aceptándolos y superándolos. Cuando te vengan esos pensamientos preocupantes, sigue los siguientes pasos:

1. Da gracias a Dios. Actuar contra los sentimientos de amargura y dolor, agradeciendo a Dios por haberla traido nuevamente al camino de la pureza!. Esto ayudará a evitar que los resentimientos infecten tu relacionamiento. Recuérdalo: Ella no era infiel. Solo tomó pésimas decisiones y probablemente se arrepintió. Si eres como yo, estarás de acuerdo en admitir que también cometiste errores en tu pasado como por ejemplo ver pornografia. Recuerda que el resentimiento tú lo escoges, no es solo una emoción. Necesitas rechazarlo y desarraigarlo activamente.

.: ¿Cómo puede un jóven mantener su vida pura?

2. Ofrécelo. En vez de vivir en el pasado de ella y estar llorando, cuando vengan esos pensamientos llévalos a Dios. Tipo: cuando comiences a pensar en las acciones del pasado y en los relacionamientos que tuvo, tómalo como un recordatorio para mirar la cura de tu memoria y para la conversión de los hombres con quienes ella estuvo. Por los sufrimientos de Cristo nuestras pruebas en la vida tienen valor redentor cuando las aceptamos con fe y las ofrecemos a El. Necesitas entender el bien que el Señor puede hacer con él. Usa tu sufrimiento para traer gracia para los otros. Esta etapa es muy importante. Todas las veces que venga un recuerdo a tu mente, reza por las sanaciones y conversiones que necesitan darse; en otras palabras, deje que el dolor se vuelva oración.

3. Vivir de manera pura. Lucha para llevar una vida pura con ella. Puedes ser él único que se case con ella y si es así, seguramente no quieres aumentarle más arrepentimientos ni traer todo eso para tu futuro matrimonio. Con la finalidad de vivir una vida pura también necesitas tener la seguridad de que no estás viendo pornografía. Esto inflamará la herida en tu relacionamiento e itensificará tus inseguridades porque eso hará que los pensamientos del pasado de ella se vuelvan más visuales en tu imaginación.

4. Hablar con ella. Si el relacionamiento camina hacia el matrimonio no tengas miedo de hablar con ella sobre tu lucha. Es mejor que esas cuestiones vengan a la superficie antes del matrimonio que después. Si aún no te sientes listo para eso, tal vez puedes hablar con un padre o con otro consejero a quien respetes (sin tricionar la confianza de ella). En otras palabras, es mejor hablar con alquien que ya conoce su pasado o con alguien que no sabe de ella.

Recuerda también que los buenos relacionamientos necesitan una comunicación abierta y honesta. Cuando abras tus preocupaciones, sin culparla del pasado, prefiere expresar el hecho de que deseas resolver ese problema junto con ella. Nunca, jamás, pongas eso sobre ella ni se lo eches en la cara. En vez de eso comparte tus inseguridades, mierdos o dolores y permite que ella te ame. Eso exigirá una sensibilidad, paciencia y comprensión de tu parte. Si tu amor es fuerte y Clemente, juntos serán capaces de superar esta dificultad.

.: Amor sin remordimientos

Cuando converses con ella sobre eso no sean muy específicos en lo que dice respecto a las cosas que ella hizo con los otros muchachos. Esa información hará más mal que bien. Intimidades anteriores de un compañero muchas veces causan dolor, resentimiento o inferioridad en ti. Hablando a partir de tu lucha te ayudará a guardar tu corazón contra el veneno de la falta de perdón. Pero no seas duro con ella y no levantes esta situación tantas veces. Eso hará que ella se moleste contigo. Sé que una vez un jóven fue a hablar con San Padre Pío en lágrimas porque su enamorada habia terminado con él. El Santo le dió una cachetada y le dijo: “Se hombre”. Por más cruel que parezca, era lo que aquel jóven necesitaba escuchar.

Es comprensible que te sientas herido por el pasado de ella, es natural. No quiere decir falta de perdón. Es solo una señal de que eres humano. Perdonar no es olvidar, es no tener nada contra aquella persona. Es una decisión. Con el tiempo, las heridas se van curando, pero no depende de ti no sentirte mal. Espero que ella sea paciente contigo mientras vas trabajando eso. Como una nota para animarte: yo mejoré y nuestro matrimonio ha sido medio para nuestra sanación. Por ejemplo, así la mujer haya experimentado la actividad sexual en su pasado,  la intimidad conyugal del matrimonio será exclusiva para ella, porque ella nunca experimentó el don de la intimidad pura como Dios lo pretendia, como un sacramento. Es decir, lo que vivimos hoy: Un amor en la total pureza de Dios. 

Si crees que la cuestión no está mejorando y el resentimiento entre tú y ella está creciendo, busca un consejero, sacerdote o padre para conversar sobre eso. Alguien que ya tenga un camino cristiano. El matrimonio es una de las decisiones más importantes que harás, y necesitas rodearde de consejeros sabios. Estás con la mujer en el presente, no vivas en las nubes del pasado para siempre, ¡sóplalas!

5. Refleja para ella el amor de Dios: un chico que vivia tu situación una vez me mandó un email diciendo cómo se sentía mal por el pecado de su novia. Yo entiendo por qué él se sentía así. Sin embargo es necesario recordar que no queremos a una persona por una cuestión de retener sino de donarnos. La esencia del amor auténtico es la donación y no la búsqueda de algo a cambio. Si te vuelves su marido, no recibirás el don de su virginidad. pero recibirás algo más grande: el don de ella misma.  Sería triste perder el don de una persona sólo buscando el don de su virginidad. En realidad yo se de una pareja que estaban cerca de ser novios pero tuvieron que terminar porque el chico no aceptaba el pasado de la chica. Fue una tragedia porque él no podía ver que al no aceptar su pasado él estaba perdiendo su bello futuro. 

.: ¿Qué caricias son permitidas entre enamorados? 

Basta mirar para la forma incondicional como Dios nos ama, y a cambio somos tan mesquinos. En realidad la Biblia habla muchas veces sobre Israel que tuvo casos con la meretriz, habiendose olvidado de su primer amor que era Dios. Aún así Dios perdonó sus iniquidades y amaba a Israel  a pesar de su pasado. Ella necesitará amarte incondicionalmente, asi como tu esperas un matrimonio duradero. Todos nosotros tenemos nuestras imperfeccioes. Dios no guarda rencor por ella, y tú tampoco deberias guardarlo.

Recuerda que la aceptación incondicional de tu futura novia te hace más hombre a los ojos de ella que cualquier otra cosa que puedas hacer. Ella te puede preguntar: “¿Soy digna de amor?¿No soy mercaduría malgorada? ¿soy amada? Juegas un papel importante para su sanación, a través del hecho de morir para tí mismo por amor a ella. Lo creas  o no, esa herida que sientes es realmente dada a ti por Dios para sanar tu propia alma. Una invitación a que te conformes con Cristo, purifiques tu amor y así refuerces tu matrimonio si continúas respondiendo a la gracia de Dios para cargar esta cruz.

La Madre Teresa nos dijo que para que el amor sea verdadero debe doler. Entonces te invito a que mires la cruz, que es la verdadera señal de amor. Solo a través de ella el cristiano alcanza la alegría de la resurrección. De la misma forma, el Papa Juan Pablo II nos dijo que cuand se trata de relacionamientos:

“Amamos a una persona completa con todas sus virtudes y defectos hasta cierto punto, independientemente de esas virtudes y a pesar de esos defectos. La fuerza de un amor emerge más claramente cuando la persona amada tropieza, cuando sus debilidades o hasta sus pecados entran en un campo abierto. Quien verdaderamente ama no retira su amor, sino que ama más, ama en plena conciencia de las lagunas y fallas del otro y sin aprobarlas en algún momento” [1]

Para mí, la paz vino con la aceptación. Es entonces que percibimos que el perdón no es un sentimiento sino una decisión. Claro, el dolor no desaparece durante la noche. Para mí, los pensamientos y los dolores vinieron y se fueron. Pero cada vez que surgen yo me detengo y oro por su sanacióm y para la conversión de las dos caras que ella tuvo. ¡esto libera, da vida!

En resumen, la principal cosa que necesitas hacer ecuando tus emociones aparezcan es tener un corazón grato a ela, ser paciente contigo mismo y con ella,  úsalas como un recordatorio para orar por tu sanación, mantener tu relacionamiento puro y mostrarle el amor de Dios. Haciendo estas cosas a su tiempo, Dios curará las heridas en ella y en ti. A lo largo del tiempo sentirás más paz a medida que el amor se profundice.

[1]. Karol Wojtyla (Papa Juan Pablo II), amor y responsabilidad (San Francisco: Ignatius Press, 1993), 135.

Fuente: Revolución Jesús

Comentarios