Es tiempo de conversión

“Dios, infinitamente perfecto y bienaventurado en sí mismo, en un designio de pura bondad ha creado libremente al hombre para hacerle partícipe de su vida bienaventurada. En la plenitud de los tiempos, Dios Padre envió a su Hijo como Redentor y Salvador de los hombres caídos en el pecado, convocándolos en su Iglesia, y haciéndolos hijos suyos de adopción por obra del Espíritu Santo y herederos de su eterna bienaventuranza.”(CIC §1).

El Señor continua llamándonos, es una invitación para una vida nueva. “Mientras hay tiempo”, es el tema central de la Fiesta de la Misericordia, es un tiempo favorable para que podamos convertirnos. La misericordia es un camino de conversión.

Es tiempo de gracia y misericordia pero tengo que decir que la misericordia no deja que nos acomodemos. Observe que la primera actitud de Adán y Eva en el paraiso después de pecar, fue esconderse del Señor. El pecado, además de alejarnos del Señor hace que nos escondamos y que tengamos miedo. Dios nos enseña a no tener miedo de recurrir a su misericordia.

Cristiane e Natalgil. Foto: Andréia Britta/cancanova.com

No es para asustarnos sino para que sepamos que estamos en una generación que está perdiendo el santo temor de Dios. El Señor nos llama, la fiesta de la misericordia nos señala una urgencia pero también una gran alegria en el corazón.

En el diario de Santa Faustina, n°186 está escrito: “Hoy Jesus me dijo: Deseo que conozcan más profundamente mi amor, que está inflamando Mi corazón por las almas y compreenderás eso cuando reflexionen sobre mi Pasión. Invoca mi Misericordia para con los pecadores pues deseo la salvación de ellos”.

Este es el deseo del corazón de Jesús para cada uno de nosotros. La misericordia de Jesús es para que seamos salvados. En la Pascua experimentamos la salvación de Jesús para que entremos en comunión con Dios. Por lo tanto si en la Pascua celebramos la Resurrección de Jesús, en la fiesta de la misericordia celebramos al pecador que fue salvado y redimido por Dios.

Jesus continua atrayendonos y llamandonos a experimentar la misericordia. No temamos recorrer a esa fuente de misericordia del Señor pues ella es para todos los pecadores. Cuanto más experimentamos la misericordia mas deseamos la conversión.

El principal paso para la conversión es oir la voz de Dios. La inspiración que El habla con su pueblo es :”Escucha Oh Israel’. Es simple, quien no sabe oir no sabe obedecer. Necesitamos oir porque Dios nos llama.

Lee más:

Vivamos la misericordia mientras tenemos tiempo 
Trabajadores del tiempo de la misericordia
Jesús no desistió de mí

Natal Gil y Cris Silva
Misioneros de Canción Nueva
Fiesta de la Misericordia 2019

Deja un comentario