Asume quien eres

26/02/2017

Necesitamos comprender quien somos

Dios dio al hombre varios dones preternaturales. Antes del pecado el hombre tenia el dominio de sus pasiones, poseía el don de la ciencia, de la inmoralidad, integridad y también del libre arbitrio. Asi, el hombre pecó y perdió esos dones. En el bautizo, el pecado original es borrado, pero queda la concupiscencia, y con nosotros permanece la lucha. 

Hay tres enemigos: el diablo, el mundo y tu mismo. El diablo ya fue derrotado por Jesús en la cruz, él sólo nos tienta porque sabe que le resta poco tiempo. El mundo nosotros lo vencemos renunciando a las vanidades y a lo que nos ofrece.  Pero el enemigo más dificil de vencer somos nosotros mismos. No podemos perder de vista lo que somos. Nuestra condición humana es pecadora.

640x380---espanhol (1)

Nuestra carne tiene horror del sufrimiento, por eso queremos los placeres, esto es nuestra concupiscencia. Vivimos en una generación hedonista, que cultura el placer a todo precio y de todas formas. Cuando se habla de penitencia y renuncia para nuestra generación encontramos dificultades pues somos bombardeados con la búsqueda insaciable del placer.

Toda acción de Dios en nosotros tiene una causa final: el cielo! Sin embargo existe en nosotros la predisposición al pecado, esa lucha contra el pecado. Cuando tengo conciencia de mi debilidad, entonces es ahi que soy fuerte, porque dejo que Dios obre.

Cuatro remedios contra nuestra concupiscencia:

  1. Mortificarse en cosas lícitas: no llegar al limite de las satisfacciones permitidas.
  2. Amar el sufrimiento y la cruz: no buscar el sufrimiento, pero cuando llegue y toque a tu puerta, no lo rechazes porque él te purificará. 
  3. Combate la ociosidad: la ociosidade es la madre de todos los vicios. Como dice el dicho: “cabeza vacía es el taller del diablo”. 
  4. Huye de las ocasiones del pecado: ten el coraje de correr de todo lo que te esclaviza, pues Dios te hizo para la libertad. 

Tu dignidad más  grande es la de ser hijo de Dios, de ser cristiano. También necesitas de estos remedios espirituales 

  1. Considerar el castigo del pecado: reflexionar sobre la dimensión de la pena del pecado. 
  2. Recordar la pasión de Cristo: meditar cuánto Jesus sufrió por ti.
  3. Oración  humilde y constante: rezar todos los dias.
  4. Recurrer a los sacramentos: confesarse regularmente, pues la confesión me da fuerzas contra los futuros pecados, también comulgar frecuentemente. 
  5. Sea devoto de Nuestra Señora: rece el Rosario y el Oficio 

Acompaña más prédicas:
.:No se puede ser católico sin tener intimidad con la Palabra de Dios

Padre Roger Luis 
Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva
Prédica durante el Retiro de Carnaval 2017

Comentarios