El lavará todas nuestras heridas

28/02/2017

Un dia Jesus fue interrumpido por uno de los doctores de la ley, queriendo saber como podia alcanzar al reino de los cielos. Después de recitar la Ley, Jesus lo orienta pero queriendo confundir a Jesus, le pregunta quien seria el prójimo, a quien él deberia tratar como a él mismo. Jesus sabiamente le cuenta la parábola del Buen Samaritano.

800x300-pe.-arlon

Un detalle interesante al respecto de esta parabola es que existia un problema entre samaritanos y judíos, ellos eran enemigos, pueblos que no se llevaban bien. Aquel samaritano rompió los prejuicios, la barrera del odio y se propuso ayudar a un ser humano, dejando de lado por el rencor, él tuvo el sentimiento de Dios por aquel hombre caido. ‘

Ya viste tragedias en la  televisón, personas, niños sufriendo, después de perder seres queridos y tú sentiste el impulso de ayudarlos? esto es compasión! Pero esto no era natural entre los samaritanos y judios.

Cuántas veces en la vida somos como este hombre que estaba abandonado en el camino, victimas de un robo que trasciende lo material, alcanzados por tragedias, enfermedades, decepciones y angustias. Pero lo interesante es que podemos ver en la figura del samaritano, a Cristo, que nos socorrió, nos trató y nos sacó de donde estábamos y nos llevó al hospital, la Iglesia.

Asi como ese hombre tuvo sus heridas lavadas, necesitamos ser lavados pero no con aceite y vino, sino con la preciosa sangre de Jesús. Dejemos que El nos sane, que su sangre penetre nuestra historia, curando nuestros corazones. Y más aún, que nosotros también carguemos aceite y vino, para ayudar a los que están caidos, y los llevemos a donde pueden ser curados. 

Padre Arlon
Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva
Prédica durante el Retiro de Carnaval 2017

Comentarios