El poder de la oración en la alabanza

Venceremos toda batalla contra el mal, en la oración y en la alabanza a Dios

Ironi Spuldaro.
Foto: Paula Dizaró/cancaonova.com

En Éxodo 17, 8-16, vemos Josué en combate, mientras Moisés estaba en la colina alabando al Señor. Y, cuando Moisés tenía erguido los brazos, Israel vencía,. Pero, cuando los brazos se cansaban, su pueblo perdía.

El enemigo del pueblo de Dios es el demonio, pero sabemos como vencerlo: alabando a Dios. Así, como Moisés, tenemos que contar con los hermanos para sostenernos, en la oración y en la alabanza a Dios.

El secreto es nunca luchar solo y, el poder de Dios, de la oración es de alabanza es más fuerte cuando estamos juntos con los hermanos. El enemigo no puede vencer Jesús y, por eso, tenemos que alabarlo.

En Efesios, capitulo 6, versículo 12, nosotros vemos que nuestra lucha no es contra hombres de carne. Es fácil transferir el problema para las personas, pero el problema es que paramos de alabar y glorificar el Señor.

Tenemos que dejar de preocuparnos con las cosas de este mundo; tenemos que levantar nuestra alabanza para combatir los espíritus del mal que nos rodean y quieren destruirnos. El poder de la alabanza se da en la confianza en Dios y no en la cantidad.

En la alabanza Dios actúa, pero cuando reclamamos el mal vence. Pedro nos decía para sernos sobrios y vigilar para no caer en la tentación del mal de reclamar, por eso, alabemos el Señor y recemos, porque Dios siempre vence el mal.

Lee más:
.:La gracia y las gracias de Dios
.:Los proyectos de Dios prevalecerán

Ironi Spuldaro
Miembro del Consejo Nacional de la RCC Brasil
Retiro de Sanación y Liberación

Deja un comentario