Experimentando la libertad de hijo

26/02/2017

Experimentando la libertad de hijo

Solo podemos decir que somos libres cuando tomamos conciencia de nuestra esclavitud

El llamado de Dios para nosotros es la santidad, y nos cabe a nosotros comprender qué implica ese llamado. En la Palabra de Dios, en Gálatas 5,1, leemos: “Es para la libertad que Cristo nos libertó. Permanezcan firmes y no se dejen amarrar de nuevo al yugo de la esclavitud”.

640x380---espanhol
¿Qué es el yugo? Aquello que, antiguamente, los prisioneros usaban en el cuello. Una madera que ataba a la persona; y presa, no podía hacer nada.

¡Qué horrible es vivir con un yugo, andar con ese peso! Es como esos días que vas al supermercado, no tienes auto y estás sin dinero para pagar un taxi y compras una bolsa llena de naranjas. Y vas subiendo la ladera, llevando a tu casa todo ese peso. ¡Qué feo!

Eso es lo que el pecado hace con nosotros, coloca un yugo, un peso sobre nosotros. El pecado nos roba la identidad de hijos de Dios. Solo podemos decir que somos libres cuando tomamos conciencia de nuestra esclavitud.

.:No se puede ser católico sin tener intimidad con la Palabra de Dios

Padre Adriano Zandoná
Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva
Prédica durante el Retiro de Carnaval 2017

Comentarios