Es feliz la nación que tiene el Señor como Dios

¡Somos una nación bendecida y no desistiremos!

El Señor me pidió para traer una mensaje para ti. Esta mensaje viene en tre momentos: primero, la actitud de Dios; después, nuestra actitud; y, por fin, nuestra actitud mientras pueblo. Mira lo que asegura la Palabra de Dios:

“Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna” (Jn 3, 16)

Necesitamos entender el Misterio de Belén, mientras respuestas de amor. Estamos en el tiempo del Adviento, tiempo de preparación para la Navidad. Y trajo para ti esta buena noticia: ¡Dios te ama! Sí, la actitud de Dios es una actitud de amor.

Dios se encarnó, Él vino hasta nosotros, nació en aquel pesebre, en Belén, porque nos ama. Entonces, por que huimos de tu amor? “Dios, que tanto nos amo, solo quiere de nosotros también nuestro amor”, como nos enseña San Bernardo de Claraval. Mi hermano, ¿cuándo nuestra vida va ser una respuesta de amor al Señor que tanto nos ama?

Esta respuesta de amor, sin embargo, no está basada en palabras, pero sí en gestos concretos. Hoy en día, desgraciadamente, la palabra “amor” ha sido muy vacía. Las personas dicen: “Yo te amor” de cualquier forma. Amor es donación, es vacia. Necesitamos amar a Dios a partir de nuestras actitudes de amor.

Foto: Bruno Marques/cancionnueva.com.es

¡Dios quiere ser consolado por nuestro amor!

Mis hermanos, nosotros somos el pueblo amado y rescatado por el Señor. Necesitamos amarlo también mientras pueblo; y necesitamos hacer eso para descubrir el verdadero sentido en celebrar el “Hosana”, el verdadero sentido de celebrar la victoria de Dios en nuestra vida, aún cuando todo aparenta el contrario. ¡Dios quiere ser consolado por nuestro amor!

Estoy haciendo contigo el camino para la felicidad de nuestra nación, que va más allá de territorio, fronteras. Nuestra nación solo va ser feliz cuando descubrir lo que el Señor quiere de ella y corresponder al designio divino. Preste atención en lo que asegura el apóstol Pablo:

“Si alguien cree que puede confiar en la carne, yo puedo hacerlo con mayor razón; circuncidado al octavo día; de la raza de Israel y de la tribu de Benjamín; hebreo, hijo de hebreos; en cuanto a la Ley, un fariseo; por el ardor de mi cielo, perseguidor de la Iglesia; y en lo que se refiere a la justicia que procede de la Ley, de una conducta irreprochable. Pero todo lo que hasta ahora consideraba una ganancia, lo tengo por pérdida, a causa de Cristo. Más aún, todo me parece una desventaja comparado con el inapreciable conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por él he sacrificado todas las cosas, a las que considero como desperdicio, con tal de ganar a Cristo y estar unido a él, no con mi propia justicia ?la que procede de la Ley? sino con aquella que nace de la fe en Cristo, la que viene de Dios y se funda en la fe” (Filipenses 3,4-9).

Mira: Pablo asegura que el bien supremo es el conocimiento de Jesucristo. Este conocimiento no era algo teórico, científico, pero se trataba de una experiencia, es decir, el conocimiento de Jesús, para el apóstol, nada más que su encuentro personal con Él. La experiencia con el amor de Dios transformó la vida de Pablo. La que tu y yo tuvimo con ese mismo amor, esta experiencia verdadera, también transformó nuestra vida. Por lo tanto, mis hermanos, nuestra respuesta de amor a Cristo consiste en dar el debido valor a ese encuentro personal con Él.

Esta nación solo va ser feliz cuando rendirse al amor de Dios. La nación solo va ser feliz si asumir el Señor como Dios.

¡Basta de ver muchos paganismos en nuestro medio! Eso solo va cambiar se asumirnos nuestra parcela de responsabilidad, porque Dios ya asumió la responsabilidad de Él al encarnar por amor y venir al mundo para salvarnos. Ahora tenemos que hacer nuestra parte. Necesitamos testimoniar, con la propia vida, esta experiencia del encuentro personal con Jesús.

.:En Ti confio Señor y celebró la victoria
.:Con Jesús venceremos nuestras neurosis y heridas

Padre Roger Luís
Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva
Predica durante el Evento ‘Hosana Brasil’

Deja un comentario