Jóvenes, les escribo a ustedes porque son fuertes

Dunga - PHN

Foto: Robson Siqueira/Cancaonova.com

Juntos, en esta mañana, vamos a reflexionar sobre el pasaje de 1° Juan, 2, 14-17. De manera especial, este pasaje bíblico hace parte de mi conversión y de mi experiencia con Dios que sucedió en un Campamento de Carnaval.

En ese encuentro estaban presente el Monseñor Jonas y el Diacono Nelsinho Correa animando. Yo tenía miedo de perder todo aquello que vivía, pero aquella Palabra de Dios transformó mi vida. De repente, el Padre Jonas pronunció estas palabras: Les he escrito, hijitos, porque ya conocen al Padre. Les he escrito, padres, porque conocen al que es desde el principio. Les he escrito, jóvenes, porque son fuertes, la Palabra de Dios permanece en ustedes y ya han vencido al Maligno. No amen al mundo ni lo que hay en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Pues de toda la corriente del mundo, la codicia del hombre carnal, los ojos siempre ávidos, y la arrogancia del éxito nada viene del Padre, sino del mundo. Pasa el mundo con todas sus codicias, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre (1 Juan, 2, 14-17)

Mirando hacia atrás (30 años), recuerdo cuando por primera vez escuché esta Palabra de Dios y fue tan marcante en mi corazón. La Palabra dice que somos fuertes, y creo que esta Palabra está penetrando en ti, como entró en mí aquel día, para recuperar el brillo de tus ojos, tu autoestima y apartarte de cualquier mal.

Debemos permanecer firmes cuando todo está en contra. Escuchamos muchas palabras buenas y solo la Palabra de Dios permanece, ya escuchamos muchas palabras malas y solo la palabra buena permanece. Aun cuando estés angustiado, solo y llorando, una palabra buena logra tocar y transformar tu corazón.

Los problemas son propios de cada edad y Dios prueba eso, porque Él nos da problemas que somos capaces de soportar. El Señor no nos dará un problema mayor del que podemos aguantar. Dios continúa diciendo a cada uno de nosotros que la Palabra del Señor permanece, pero el diablo quiere dividirnos y apartarnos de las cosas buenas.

¡Dios es ese Alguien que te hace reaccionar y ser feliz! Juan te está diciendo: “Les he escrito, jóvenes, porque son fuertes, la Palabra de Dios permanece en ustedes y ya han vencido al Maligno” (1Juan 2, 14) En la Comunidad Canción Nueva, el primer contacto de los misioneros con la Palabra de Dios es a través de este libro de San Juan.

¡Dios hace, Dios junta! Mi hermano, quieres ejemplo mejor del Buen Pastor que está juntando las ovejas. El Buen Pastor va atrás de aquella oveja que se lastimó, que quedó atrás, se perdió, que no sabe si puede vencer el mal y no consigue volver al redil.

Es en este momento que el Buen Pastor va en busca de aquella oveja perdida, y al encontrarlo, la carga en sus hombros. De la misma forma muchos de nosotros estamos viviendo esa situación porque ¡Dios no desiste de ti!

Me gustaría estar cerca de ustedes mirándolos a los ojos a cada uno. Me quedo imaginando de qué lugar Dios te buscó y te rescató, porque eres muy importante para Dios.

¿Ya te has sentido verdaderamente importante por alguien en la vida? Nos sentimos importantes cuando ocupan un buen lugar en una empresa o en la vida de alguien. De la misma forma somos importantes para Dios. Y si Él no te encuentra sale en tu búsqueda.

Dunga envía un mensagem a las personas de bien que deciden hacer parte de esta generación radical, PHN:

Muchos llegan aquí cabizbajos, decepcionados, culpándose por las cosas que hicieron y con el autoestima por el piso, pero nosotros estamos aquí para ayudarte. Para el PHN no existe el día de ayer. ¡Solo existe el hoy! Por lo tanto, sé feliz y haz parte de esta alegría porque ¡Dios hace, Dios junta!

Nosotros debemos pensar y querer el bien para las personas. Nosotros somos gente de bien y al mismo tiempo de Dios. Él nos junta y nos coloca en un mismo ambiente, por lo tanto estamos aquí, juntos, respondiendo a este llamado del Señor de nuestras vidas.

El Señor continúa diciendo y yo repito: “No amen al mundo ni lo que hay en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Pues de toda la corriente del mundo, la codicia del hombre carnal, los ojos siempre ávidos, y la arrogancia del éxito nada viene del Padre, sino del mundo. Pasa el mundo con todas sus codicias, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (1 Juan 2,15-17)

La Iglesia aprendió a escuchar el corazón de la juventud. Comenzó a escuchar lo que desean los jóvenes, porque las cosas del mundo pasan y Dios es capaz de presentarnos solo cosas buenas.

Dios va detrás de ti que estás distante, porque el Señor nos quiere a cada uno a su lado. Tenemos a nuestro alrededor personas que nos ayudan a acercarnos a Él, porque ¡Dios hace, Dios junta!

¡Independientemente de la edad que tengamos, somos jóvenes!

Este campamento es una nueva inspiración de la Comunidad Canción Nueva, porque debemos juntar estas personas que son de bien y que están esparcidas por el mundo. Aquí es el lugar para todas estar personas y, juntos, formar una corriente de bien.

¡La Palabra de Dios es fuerte! ¡Necesitamos volver a tener confianza en el Padre!

Lee algunas predicas de este gran evento PHN:
.: PHN: Somos el ejército del bien
.: PHN: Que mis rastros revelen el bien
.:PHN: Jóvenes, Cristo no nos quita nada, nos da todo
.: ¡Joven no te detengas!

Traducción: Exequiel Alvarez (@ExequielAlvarez)

Dunga – Misionero, músico y escritor de la Comunidad Canción Nueva. Mentor del PHN. Prédica durante el Campamento PHN 2013

Deja un comentario