Sin la fuerza del Espíritu Santo, nada existe en el hombre

El Espíritu Santo es un viento y también un atributo de luz, es decir, como una luz que ilumina nuestros corazones. Sin Su luz, nada puede el hombre, por eso necesitamos tenerla siempre presente en nuestra vida.

Compartimos la Palabra de Dios en San Juan 16, 7s. Jesús hace una oración importante, que es oración sacerdotal, que en realidad, es un testimonio de Él, es decir, es la promesa de la llegada del Espíritu Santo.

Este capitulo de la Palabra de Dios nos muestra la necesidad que nosotros tenemos que ser hombre y mujeres poseídos por el Espíritu. Cuando el Espíritu Santo llegar, Él nos va guiar en una verdad plena, es decir, el Espíritu derramado en los corazones es las luz que ilumina toda nuestra vida.

Vera Lúcia Reis. Foto: Larissa Carvalho/cancionnueva.com.es

Que tengas ganar de tener los dones del Espíritu Santo

Nosotros necesitamos de los dones carismáticos que manifiesten a luz del Espíritu Santo en nuestra vida, y existe una obra silenciosa que el Paráclito realiza en nosotros.

El Espíritu Santo es esta fuerza de Dios que nos da conciencia de quien somos y de quien fuimos creados por el amor del Padre.

¡Nosotros somos amados por Dios, Él nos ama y nos quiso! Cuando el Espíritu Santo actúa en nosotros y revela la verdad, nosotros nos sentimos amados por Dios, por eso somos fuertes y no podemos quedar abatidos delante de las tribulaciones.

El Espíritu Santo es la fortaleza de Dios, que actúa dentro de nosotros, porque, así como apóstoles recibieron el bautismo del Espíritu, nosotros también recibimos esta luz de Dios.

Debemos dejar el Señor hacer de la forma de Él en nuestra vida, porque, mismo que enfrentemos problemas, no paramos delante de ellos.

Conozca:
.:Liturgia cotidiana
.:Homilia cotidiana

Hoy, el Señor nos dice para no permanecer en la muerte, por eso deje que Jesús entre con luz del Espíritu.

Sin la luz del Espíritu lo que viene para fuera es nuestra maldad, porque esta luz de Dios quiere iluminarnos y ayudarnos romper con la maldad que existe dentro de nosotros. Jesús quiere enseñarnos a hacer buenas elecciones.

¡El Espiritu Santo es nuestra fuerz! Él es la fuerza divina que realiza la obra de conversión en nuestra vida. Si el Espíritu no existiera, nuestra vida seria una desgracia, porque Él es la luz y nos revela la verdad. Es la fuerza del amor, del Espíritu Santo, que nos pone de pie, porque, sin Él, no conseguimos quedar así.

¡La forma de Dios se llama Espíritu Santo, porque Él nos ilumina para guiar para el camino correcto. Nuestra vida no tiene sentido si Dios no es el Señor de nuestra vida!

Vera Lúcia Reis
Misionera de la Comunidad Canción Nueva
Predica durante el evento Pentecóstes

Deja un comentario