La generación PHN es una generación sanada

Nuestras heridas son tan profundas que necesitan ser removidas y sanadas por Dios

Es una gran alegria participar del Encuentro ‘PHN 2015’ y compartir la Palabra de Dios con ustedes. Meditemos la Palabra en el Libro de la Sabiduría 16,12: “No fue una hierba ni unguento que los sanó, sino vuestra palabra que sana todas las cosas, Señor”

Una semilla solo brota, si encuentra un lugar bien preparado para germinar, sino ella se vuelve una semilla esteril. Vinimos aqui con la temática de la sanación interior y nuestras heridas están tan profundas que necesitan ser removidas y sanadas por Dios.

Nuestra sociedad, muchas veces, por no encontrar solución a diversas situaciones, se siente desesperanzada. Percibimos por las estrategias el aumento de la búsqueda de ayuda psiquiátrica, no digo que sea malo, sino que la búsqueda de remedios para intentar liberarse de los males espirituales es grande.

Hemos visto una sociedad jóven buscando en la brujería y en las realidades ocultas el alivio, la paz interior y la felicidad. Otros terminan encontrando en el camino de las drogas un paliativo para relajarse.

Aquellos que aún no encontraron la salvación y la alegría para sus vidas, Dios los trajo a este PHN para sanarles el corazón y vendar sus heridas.

Nuestra generación vive perdida y sin reglas debido a la agitación de los centros urbanos y al cansancio físico, emocional e intelectual. El mundo materialista y el clima competitivo en todas las esferas son hechos que interrumpen la práctica del amor y causan esta falta de sentido de vida. Nuestra generación también vive todo eso por sentirse impotente para defenderse de las guerras gigantescas existentes, del crecimiento de la violencia y de la agresividad.

“Espántense de esto, cielos, horrorícense y queden paralizados! –oráculo del Señor–. Por que mi pueblo ha cometido dos maldades: me abandonaron a mí, la fuente de agua viva, para cavarse cisternas, cisternas agrietadas, que no retienen el agua.” (Jeremias 2, 12-13).

Volver a Dios es el primer paso para la sanación. Volver al ‘pozo’ de agua viva, como la mujer samaritana que fue sanada por Dios al hacer eso. Necesitamos saciar nuestra sed de Dios y abandonar al padre de la mentira que quiere llevarnos a la falta de identidad y al adulterio.

“El espíritu del Señor está sobre mí, porque el Señor me ha ungido. El me envió a llevar la buena noticia a los pobres, a vender los corazones heridos, a proclamar la liberación a los cautivos y la libertad a los prisioneros,(Isaías 61, 1).

¿Qué es el PHN? ¡Por hoy NO! ¡Por hoy no voy a pecar!

No podemos tener miedo de la confesión. No podemos temer la sanación del miedo. Es hora de dejar el miedo, no podemos continuar amarrados a él. No tengas miedo de lo que tus amigos y tu familia te van a decir. Sal del miedo de ser de Dios. Permite que el Señor sane ese miedo. El Señor nos dice: ¡se valiente!. La Palabra es fuente de cura, medite más sobre las enseñanzas de Dios con las lecturas bíblicas.

Si aún no tenias conciencia de eso quiero reafirmarte esta verdad: ¡Dios está contigo!. No tengas miedo del mundo, del diablo, de dar testimonio, pues Dios prometió que estará con nosotros hasta el fin.

No podemos tener miedo de sanar nuestro corazón del sentimiento de inferioridad. Cuantos se sienten inferiores, muchas veces, porque son un poco más gorditos o más bajitos. Todos los que buscan a Dios son obra prima de Su mente perfecta.

Dios dijo a San Pablo en una visión: “Te basta mi gracia porque en tu debilidad se revela totalmente mi fuerza”(II Coríntios 12, 9). ¡El Señor cree en ti y en tu juventud!

.: La generación PHN es así 

Lee más:

.:¡Sano tus heridas y te hago feliz!
.: La sanación del corazón a partir del arranque de la amargura
.: Deja que la mano de Dios te alcance

Padre Roger Luis
Comunidad Canción Nueva
Predica durante retiro PHN2015

Deja un comentario