La penitencia nos fortalece para seguir al Señor

Somos llamados a la penitencia

“Maestro bueno, ¿qué tengo que hacer para conseguir la vida eterna? Jesús fijó su mirada en él, le tomó cariño y le dijo: «Sólo te falta una cosa: vete, vende todo lo que tienes y reparte el dinero entre los pobres, y tendrás un tesoro en el Cielo. Después, ven y sígueme.” (Mc 10, 17; 20-21).

Pe. Duarte Lara. Foto: Wesley Almeida/cancaonova.com

El Evangelio de hoy nos presenta un buen joven, que cumplía los mandamientos del Señor, pero que dejó que los apegos que los apegos del mundo no le permitieran seguir a Jesús más de cerca.

El corazón de este joven era bueno, pero, por otro lado, tenía apegos desordenados. Aquel joven aparentemente estaba bien, además, su corazón necesitaba de conversión.

En realidad, es como nuestro corazón: él esta luchando para vivir los mandamientos, pero todavía necesita de conversión; necesita desapegar de las cosas del mundo para seguir totalmente el Señor.

¡Nuestra búsqueda por la santidad es una lucha que nos acompañara todos los días!

¡Somos llamados a tener un corazón penitente! La penitencia es una gran arma para desprendernos de este mundo y atraernos al Señor.

El Catecismo de la Iglesia Católica, en el párrafo 1430, dice: “Como ya en los profetas, la llamada de Jesús a la conversión y a la penitencia no mira, en primer lugar, a las obras exteriores “el saco y la ceniza”, los ayunos y las mortificaciones, sino a la conversión del corazón, la penitencia interior. Sin ella, las obras de penitencia permanecen estériles y engañosas; por el contrario, la conversión interior impulsa a la expresión de esta actitud por medio de signos visibles, gestos y obras de penitencia”.

¡La penitencia es una disposición del corazón, antes de hacer, es un querer!

¡Somos llamados a tener un corazón penitente, para fortalecer la voluntad de Dios en nuestra vida y responder – sí – al llamado que Él nos hace!

Lee más:
.:La gracia y las gracias de Dios
.:Los proyectos de Dios prevalecerán
.:El poder de la oración en la alabanza
.:Jesús es la unica verdad que salva nuestra vida
.:Dudas sobre el exorcismo

Padre Duarte Lara
Sacerdote de la Diocesis de Lamego, Lisboa, Portugal
Retiro de Sanación y Liberación

Deja un comentario