¡La Resurrección de Jesús comunica dones!

Padre Adriano Zandoná – Foto ArquivoCN/cancionnueva.com

 ¡La Resurrección de Jesús comunica dones!

Como tan bien cantamos en este Salmo, Alegremo-nos y en el Exultemos (Sl 117)
Cuando el Salmista habla del día, el no solo habla del espacio del tiempo cronológico, también habla de un nuevo tiempo en que se inserta nuestra vida, desde ayer. La resurrección de Jesús, debe llenar nuestros corazones de alegría y paz. Seguimos un Dios que venció el mayor de todos los males, la muerte.

Muchos hombres, al largo de los siglos, hicieran história, pero solo uno volvió a contar história, pero un solamente volvió para contar história, Jesús. Este es un día de alegría, y necesita ser un tiempo de alegría para nosotros. Usted qué está en un hospital, que está trabajando, usted que está de cuarentena, viviendo crisis, deje su corazón llenarse de alegría del Cristo que resucitó.

Dónde está tu aguijón, ó muerte! Dónde restaurada, Cristo resucitó y no se quedó ningún muerto en las tumbas, porque Cristo por su resurrección de entre los muertos se hizo primado de entre los muertos. A él gloria y poder por los siglos de los siglos. Amém.
(San Juan Crisóstomo)

Los cuatro dones que la resurrección comunica

Como dice, solo Jesús volvió para contar história. Y volviendo el comunicanos cuatro don de su resurrección. En la biblia, la palabra, la palabra que es dicha, es la palabra que es proclamada, atestada por Dios.

El primer don, es la paz que el resucitado infundirnos independientemente de las n circunstancias, porque viene de adentro, y es don. Esta necesita ser una adhesión a la fe, nos es necesario cuestionar, pero si creerlo “La paz esté con usted” (Lc 24, 36) asume hoy esta paz, ella puede mantener su corazón en pie, y sus emociones equilibradas, mismo en el medio a los tormentos.

El Segundo don es la alegría. Ella también es una cuestión de fe porque es sobrenatural, lo que viene del mundo sobrenatural, y se encarna en nuestra humanidad. Cuando creemos que Dios está en silencio, en la verdad, él está trabajando. El silencio del sábado santo no es omisión, y sin Dios trabajando en la resurrección.

 

¡La Alegría no depende do que usted ve, pero sí de que usted crê! El mundo puede estar cayendo, pero, en la fe, El Señor nos invita a alegrarnos, porque la resurrección ya está aconteciendo.

La alegría cristiana, es la certeza del cielo, que no vemos. Nosotros creemos en la vida eterna, y esta necesita ser la alegría que nos mueve” Alégrate! (Mt 28,8).
Si usted está entristecido, hoy te ordeno. ¡“Alégrate! Reciba la alegría qué es don del Espírito Santo”

La esperanza y la fe

El tercero es la esperanza, “No tengas miedo; ve y dile a mis hermanos que irán a Galilea, y allí me verán ”. (Mt 28,10). El papa Francisco decía ayer, en la Vigília Pascal, que nuestra esperanza necesita contagiar . La ansiedad, el miedo, la muerte, no tiene la última palabra. En El somos vencedores. Vuelve a ser testimonio de la resurrección. Elige vivir a partir de la óptica de la resurrección. Las cosas más importantes, suceden en la realidad espiritual.

El cuarto don es la fe que vence el miedo. No tenga miedo, Dios es poderoso, usted no necesita temer la muerte.

 

Transcrición: Bruna Marta/ Adaptación: Amanda Carol

Deja un comentario