Mundo de los placeres

Dios esta dándonos la llave para que dejemos de lado los placeres momentáneos

Marcela Martins.
Foto: Paula Dizaró/cancionnueva.com.es

Necesitamos apoyarnos unos a los otros, porque el mundo ha buscado a Dios. No vengo hablar nada de nuevo en esta predicación, por otro lado, vengo hablar de todo que puede hacer nuestra vida nueva y transformada, con el placer de ser de Dios.

Vivamos, conscientes o no, en este mundo que literalmente esta sumergido en el placer. Cuando hablamos en placer luego pensamos en sexualidad. Estamos inseridos en este mundo donde los niños dese pequeñas son doctrinas sobre el sexo.

Estamos en este mundo vulgarizado por el sexo, y como sino fuera lo bastante, llegamos en un nivel donde se hace de todo por los placeres de la sexualidad, es el placer de la cocina. Hoy, se convirtió un vicio las personas ver los programas de culinaria, quedan horas viendo cosas para cocinar. Estamos todo el momento en búsqueda del placer de series y peliculas. Terminamos una serie y luego comenzamos otra, gastamos mucho tiempo con todo eso.

Si no es placer del sexo, de la comida, de la série, de la pelicula, es el placer de la comodidad. Buscamos una vida financera siempre mejor y, muchas veces, no estamos satisfechos con nuestra casa, con la televisión, con el celular, siempre queremos algo más. Existen muchos tipos de placeres en los cuales estamos atados y, tal vez, ni sepamos como salir de ellos.

El placer envuelve nuestra vida por el narcisismo, aquel amor por la propia imagen. El mundo esta cada vez mejor, pero estamos en una voluntad tan gran de placer que muchas personas quedan felices cuando aumentan el número de seguidores en las mídias sociales, entonces, comienzan entre ellas en una disputa por likes, seguidores, donde están buscando solo el placer de ser seguidos.

Asumamos la Revolución Jesús en nuestra vida

¿Realmente tenemos vivido, tenemos asumido la Revolución Jesús en nuestra vida? Tenemos que conocer, humildemente, que estamos en un mundo de placeres.

Quien vive del placer tiene en mente que él es el mayor bien de su vida, porque no creen más en Dios y tampoco en el Cielo. Las personas que no creen más en Dios, aprovechan para buscar solo los placeres del mundo.

Las personas que buscan placer no son felices

El peor de quien solo busca los placeres de esta Tierra es darse cuenta que no existen personas felices. El placer busca solo a sí mismo, mientras el amor busca al prójimo. Cuando buscamos el placer, no buscamos el amor del projimo.

La Cruz es señal de salvación, esta es la única respuesta, la única verdad que buscamos. Aún que algunos no creen, Jesús murió en la Cruz por amor a nosotros.

Dios esta dandonos la llave para que dejemos de lado los placeres momentaneos. Mientras no volvemos para el corazón de Dios, estaremos perdidos y no necesitamos vivir así.

.:Vida en el Espíritu

Magda Ishikawa
Misionera de la Comunidad Canción Nueva
Campamento “Revolución Jesús” 2019

Deja un comentario