PHN: Habla, Señor, que Tu siervo escucha

El Señor esta hablando, pero no queremos escucharlo

Padre Paulo Ricardo Foto: Paula Dizaró/cancaonova.com

Padre Paulo Ricardo // Foto: Paula Dizaró/cancaonova.com

Actualmente, los jóvenes actualmente están como ovejas sin pastor. Pero, eso no sucede por falta de pastores en la Iglesia, porque tenemos muchos obispos y padres.

Cuando pensamos en un rebaño de ovejas, pronto imaginamos un campo hermoso, por donde las ovejas pastan y un pastor está sentado en la sombra de los árboles cuidando de ellas.

En la época de Cristo, Él se presentó como el “Buen Pastor”, porque se compadeció del pueblo, una vez que, los judíos considerados pastores, los sumos sacerdotes y los doctores de la ley no estaban cuidando del rebaño. De esta forma, el rebaño sufría ataques de los lobos y, Jesús, se dispuso a dar la vida por Sus “ovejas”.

Mis hermanos, si no escuchamos la voz del Buen Pastor, nosotros seremos llevados por el lobo, es decir, por satanás.

.:EN VIVO – “Basta que seas joven para que los ame”
.:PHN: Dios esta siempre contigo

El no escucha al Buen Pastor tuvo inicio a partir de la mentira contada a Eva, en el Paraíso. En un hermoso día, Eva conversó con la serpiente en el Jardín del Edén. La serpiente aconsejó a Eva comer el fruto prohibido, pero Dios ya había orientado para que no comer. Eva creyó en la mentira de la serpiente y eso ocurrió porque ella no quiso oír el Señor.

Desobediencia a Dios

Conforme la Sagrada Escritura, satanás es el padre de la mentira. Por eso, cuando el escuchamos y dejamos de oír la Palabra de Dios, por pura rebeldía nuestra, nosotros caímos en la mentira de la serpiente. Y, esa mentira, nos lleva de muerte en muerte, de desgracia en desgracia.

El rebaño sin pastor

Dios esta hablando, pero los siervos no quieren escuchar a Él. Prefieren escuchar los lobos y, por eso, se vuelven sin pastor. Y, muchas veces, sólo con la vivencia de situaciones malas es que pasamos a escuchar el Señor.

Jesús, el Buen Pastor

Para escuchar la voz de Cristo, necesitamos parar de huir de la voz que suena en nuestro corazón. Así como el Padre es amor, necesitamos amar y ser amados. Solo ama de verdad quien no desiste del otro.

Necesitamos ayudar unos a otros para ir al Cielo.

Padre Paulo Ricardo
Predica durante el PHN 2018

Deja un comentario