¿Quien nunca se decepcionó consigo mismo?

En este año, quien no se decepcionó consigo mismo?

Todos nosotros tenemos motivos para gritar nuestro Hosana en la fe, podemos celebrar, porque somos un pueblo que cree en el Señor y en Sus promesas. Él siempre va hacer lo mejor para cada uno de nosotros.

“Pero ¡gracias sean dadas a Dios, que nos da la victora por nuestro Señor Jesucristo! .Así pues, hermanos míos amados, manteneos firmes, inconmovibles, progresando siempre en la obra del Señor, conscientes de que vuestro trabajo no es vano el el Señor” (“I Corintios, 15, 57- 58).

¿Quien nos da la victoria? Nuestro Señor Jesucristo. La victoria por el cual nuestro corazón desea, solo puede darnos por medio de Nuestro Señor Jesucristo. ¡Cuantas veces, en este año, corremos atrás de nuestra victoria, pero nos olvidamos de que ella solo puede venir por medio de Dios!

Padre Gevanildo Torres/ cancaonova.com

¿Quien de nosotros no hizo un propósito para 2018? ¿Cuantos propósitos hicimos en el inicio del año? ¿De dar más cariño al esposo, tener más paciencia con los hijos, dar más regalos a la esposa? ¿Cuantas veces caemos en los propósitos, porque no ponemos Dios como la base de ellos?

¡Es solo de Dios la victoria! Y ella no viene por las nuestras fuerzas ni por nuestros propósitos, por lo tanto, no queremos ser mejores sin Él. Sin Dios, vamos caer y no encontraremos fuerzas para levantarnos. Tal vez estamos, hoy, caídos, porque no conseguimos cumplir lo que planeamos para este año. ¿Será que no falto poner nuestra confianza más en Dios que en nosotros mismo?

¿Quien nunca se decepciono consigo mismo?

Eso ocurre cuando no ponemos nuestra confianza en Dios. Muchas veces, creemos en héroes y nos decepcionamos con nosotros. Estamos en una sociedad positiva, donde hablamos que va funcionar, que conseguimos, pero muchas veces, en el momento nos equivocamos o no funciona. Entonces, nosotros nos frustramos.

Muchas veces, no creemos que existe algo sobrenatural en nuestra vida, y queremos hacer solos el camino para la victoria. El Hosana no es hecho de héroes, pero de personas muy débiles, que saben quien es realmente el Héroe.

Tu, mi hermana, no te has casado con un héroe, tu no has dado la luz a una heroína, una mujer maravilla.

Tu nunca va ser héroe de tu casa

No es tu quien va quitar tu hijo de la drogas ni de las malas compañías, es Dios quien puede hacer eso. Él nos salva en toda y cualquier situación. Gracias sea dadas a Dios, que nos da la victoria por nuestro Señor Jesucristo.

Nosotros cristianos no vivimos de las certezas, pero de la creencias en Dios, de que todo lo que Él hace es bueno. Aún que miremos para este año y veamos muchas cosas malas, necesitamos creer que Él no se equivoco con nosotros este año, Él no se equivoco en nuestra casa.

Mientras enfrentamos las dificultades dentro de casa y en el trabajo, Dios nos hace más fuertes. Todos tenemos algún motivo para celebrar victorias, aún que no lo veamos. A comenzar dentro de nosotros, tal vez, hoy seamos mucho más fuerte para luchar, que en el inicio del año. Por veces, lo que Dios no quiere es cambiar nuestros hijos, pero nosotros mismos.

¿Las dificultades que tu enfrenta no te hace rezar más?

¡Dudo que, si estuviera en un avión casi cayendo, no rezarías más! En los momentos de mayores peligros, es cuando rezamos más. Si, en este año, pasamos por más tribulaciones, es porque Dios quería que rezásemos más. Cuanto más rezamos, mejore quedamos, más íntimos de Dios nos convertirnos.

Es imposible ser de Dios si no pasamos por las tribulaciones en esta vida. El verdadero hombre de Dios es aquel que deposita toda su confianza en Él. ¿Sera que tenemos consciencia de que las dificultades que pasamos nos llevan más para la iglesia?

¡Cuantas veces decimos que Dios se olvido de nosotros! ¿Sabe lo que Él quería? Era que no apartásemos de Él. Si nuestra vida fuera perfecta, no íbamos procurar a Él. ¿Y por que Él no nos atendió en muchas situaciones? Por que Él quería que fuéramos más de Él.

Lee más:
.:El Señor nos ama y nos honrará con la victoria
.:La perseverancia nos guía a la victoria
.:Somos hijos de la Inmaculada y podemos engendrar a Jesús

Es posible quitarnos de nuestras angustias, miedos y tribulaciones motivos para glorificarnos Dios. Pueden haber quitado todo en este año, pero una cosa nos resto: la fe en Dios. Y si no dejamos que nos quitasen eso, somos victorioso.

Pueden haber quitado todo, pero si no han quitado nuestra fe, somos capaces de vencer. Dios ama Su pueblo y honra los humildes con la victoria. Él ama aquellos que tiene fe, coraje de poner, enteramente, su confianza en Él. Somos humano, débiles y mucho limitados; y lo que nos hizo cantar la victoria es nuestra confianza en Dios.

Su vida es cariño y amor de Dios

La mejor opción que tu haces es vivir una vida en Dios. Tu vida no es un proyecto de tu mente, ella es cariño y amor de Dios. Todo lo que tienes y es, es amor de Él, por lo tanto tu puedes confiar en la fidelidad de Él, así tu vencerás.

Cuando perdemos la fe, estamos muy cerca de la derrota. Hasta los que no creen en Dios tiene cáncer, tienen problemas con los hijos, situaciones para solucionar, así como nosotros. La diferencia de nosotros para estas personas es que tenemos fe. Nuestra victoria es correcta.

Enfrentamos las dificultades es poner la concretud em lo que creemos. Pasar por los problemas ya es un paso de victoria, lo que necesitamos es parar de poner nuestra confianza em nosotros mismos, en nuestras convicciones, en lo que queremos.

Nuestra victoria definitiva es el Cielo

Vamos ser de todos los más felices se creemos que todas nuestras victorias se den en este mundo. Nuestra victoria va ser cuando nuestro Señor Jesucristo nos encuentra em el Cielo y decir: ¡“Felicitaciones, mi hijo, mi hija! Felicitaciones! Tu has pasado por todas las tribulaciones, humillaciones y dificultad, pero has vencido”.

Es engaño pensar que todas nuestras voluntades van ser satisfecha aquí en este mundo. Por más que Dios nos de sueños que tenemos aquí, no es solo eso, nuestra victoria no es aquí.

¿Cuando fue cantado Hosana en lasa sagradas escrituras? Cuando Jesús estaba entrando en Jerusalen, montado em aquel jumento. Él entraba para ser humillado, rechazado crucificado y muerto. ¡El Hosana no es el de la victoria final, pero es de aquellos que están pasando por la tribulación, pero creen que cantaran la victoria final!

Tal vez, la mayor experiencia de Jesús ha sido creer que todo Él paso, el Padre pasaría com Él. Tal vez, tu estas pasando por las humillaciones de la vida, entonces, cree que, como Cristo, tu llegara la victoria.

Puede ser que tu estés gritando Hosana y tu corazón esté cumpliendo por el dolor, porque sabe que las cosas em tu casa aún no cambiaran. Jesús, al entrar em Jerusalen, montando em el burrito que simboliza la humildad, estaba también com el corazón cumpliendo, porque sabía de las humillaciones que esperaba a Él. Además, sabía que Dios podía cumplir lo que había prometido.

Lo que Dios nos pide, hoy, es que, mismo sin ver la victoria, aquí em la tierra, gritemos nuestro Hosana. ¡Alabado sea Dios si tu estás aquí, porque Dios ya le dio todo lo que tu necesitaba! ¡Gloria a Dios!

Padre Gevanildo Torres
Sacerdote de la Comunidad Canção Nova
Hosana 2018

Deja un comentario