En Ti confio Señor y celebró la victoria

Nosotros vamos ver la victoria del Señor sobre este mundo

¡La Paz de Jesús esta contigo y con toda tu familia!

Te invito abrir tu Biblia y leer conmigo el Salmo 1, 1-6. Aquí está el secreto de la felicidad y de la victoria, ¿Tú quieres ser feliz?

Respuesta: Salmo 1. ¿Tu quieres vencer delante de las dificuldades?
Respuestas: Salmo 1. Sí, mis hermanos, en este salmo 1 está el secreto de la felicidad y de la victoria. Así está escrito:

“¡Feliz el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se sienta en la reunión de los impíos, sino que se complace en la ley del Señor y la medita de día y de noche! El es como un árbol plantado al borde de las aguas, que produce fruto a su debido tiempo, y cuyas hojas nunca se marchitan: todo lo que haga le saldrá bien. No sucede así con los malvados: ellos son como paja que se lleva el viento. Por eso, no triunfarán los malvados en el juicio, ni los pecadores en la asamblea de los justos; porque el Señor cuida el camino de los justos, pero el camino de los malvados termina mal” (Salmo 1, 1-6).

Mira: quien camina con Dios, el Señor protege esta persona. Esta Palabra no viene hablar de la desgracia y de los males, pero sí hablar de bendiciones y felicidad.

Mis hermanos: si yo siembro fe, elijo victoria. Entonces la importancia de nuestra vida de oración. solo por medio de ella conseguí fructificar, crecer en esta intimidad con el Señor.

Te das cuenta que, a lo largo de tu vida, Dios te hizo escapar de muchas situaciones de peligro. Yo creo que muchos que aquí se encuentran tiene innúmeros testimonios de libramiento que Jesús le concedió. ¿No es verdad?

No podemos hacer muchas cosas, pero no podemos apartarnos de Dios. Mira que este Salmo también habla sobre “no seguir el camino de los pecadores”. es decir, apartarse de las obras de la carne. Dios no quiere que vivamos en las obras de la carne, pero sin en los frutos del Espíritu Santo. Son estos frutos que necesitamos sobre nosotros el bautismo en el Espíritu Santo.

Mira bien: cuando yo y tu no cultivamos estos frutos, cuando no tratamos de este “jardín de Dios” que es el nuestro interior, que ocurre? ¡Ocurre lo mismo que ocorreria con un jardin abandonado: las plagas crescen! Nuestro interior es tomado por el mal. Y eso, desgraciadamente, ocurre con todo aquel que se aparte del Señor.

Foto: Bruno Marques/cancionnueva.com.es

Vivir una vida en el Espíritu Santo

Mis hermanos, vivir una vida en el Espíritu Santo es vivir una vida nueva. Hoy, el mundo está cambiando lo que es correcto y lo que es equivocado. Por lo tanto, no podemos vivir de acuerdo con los criterios del mundo.

Quiero hacerle una pregunta: “Las personas cuando se acercan de nosotros, que ellos sienten? Estoy preguntando eso para que reflexiones si aquellos que hacen parte de tu vida se siente bien cuando están cerca de ti, o se sienten desanimados, tristes y no quieren quedarse cerca de ti.

¿Sabes lo que Dios exige de nosotros? Él quiere que hagamos lo que es de derecho, que practiquemos el bien el bien y caminemos humildemente en la presencia de Dios. Eso es vivir de forma íntegra, es decir, parar de hacer el mal, no pasar los demás para tras no vivir más engañando los demás. Tu y yo necesitamos asumir esta nueva postura en este nuevo tiempo.

Pide a Dios la gracia de ser una persona buena, de no cansar de practicar el bien en el prójimo, de querer dar y recibir amor, porque hay personas que no sabe más como dar y recibir amor. Tu estas desgastado en tu familia, que ya no consigue más amar tu cónyuge, o aún tu padre o madre, Dios te invita a amar la misericordia, a no parar en las limitaciones del otro.

Sin Dios ya hemos debilitado. Somos unos derrotados. Necesitamos caminar con Dios. Del contrario, tu perderas para el vicio del cigarro, del alcohol, del adulterio… Delante de cualquier problema te vas entregar. Caminar humildemente es caminar en intimidad con el Señor. Es dialogar con Él, presentarle todas las preocupaciones y angustias, sin embargo, hacer de Jesús nuestro gran amigo. Y eso es caminar en la bendición, caminar en presencia de Dios.

Lee más:

.:El Señor nos ama y nos honrará con la victoria
.:La perseverancia nos guía a la victoria

Cuando yo me decido caminar lejo de Dios, dejo triste el Espíritu Santo. No es verdad que cuando cometemos un pecado grave, sentimos un peso en el alma? Este vacío, este dolor interior que sentimos al pecar, todo eso es la tristeza que el Espíritu Santo siente por nuestros pecados. Y nosotros no queremos seguir causando esta tristeza a Dios. Para eso, necesitamos de fuerza para seguir seguros en este santo propósito.

¿Y de donde quitamos esta fuerza? ¡La Palabra de Dios nos enseña a partir del ejemplo de los primero cristianos, porque ellos preservan en la oración común! Mira solo el número de personas que se encuentran en ese Centro de Evangelización. ¡El Señor está en nuestro medio! ¡Lo que estamos haciendo aquí, por lo tanto, es el mismo que aquellos primero cristianos hacían. ¡Y nosotros necesitamos de eso!

Hermanos, ese mundo es de Dios. Y nosotros vamos ver la victoria del Señor sobre ese mundo. Tu familia también es de Dios. Y tu vas ver la victoria de Cristo en tu casa. ¡Cree en eso! Toma posesión de los carismas del Espíritu Santo, porque ellos nos llevan a cooperar con Cristo. Rechazar los carismas no es rechazar el poder de Dios, pero sí el amor de Dios, porque los carismas del Espíritu son manifestaciones del amor divino por cada uno de nosotros.

Márcio Mendes
Misionero de la Comunidad Canción Nueva
Predica durante el Evento ‘Hosana Brasil”

Deja un comentario