¡En ti, Jesús, hay vida eterna!

Padre Roger Luís – Foto: Rogéria Nair/cancionnueva.com

Jesús nos visita en esta noche santa, Él, el Cristo ressuscitado, deshace todo el temor. Proclame esto: “Como tu, Jesús, no ha” declare ahora, de dentro de esta iglesia doméstica, que és tu casa. “En ti Jesús, hay vida eterna”

Esta es la alegría, que necesita invadir nuestro corazón. ¡Feliz pascua, mis hermanos!
La Canción Nueva, nuestra comunidad, fué creada, para proclamar la buena nueva, para traer buenas noticias a su corazón. Y delante de tantas malas noticias, que hemos escuchado, en este tiempo, quiero darles esta noticia maravillosa: “Jesús Resucitó” ¡Aleluya!

Estaba pensando en aquellas personas, en el tiempo de Nehemías, se ponen a escuchar delante de la escucha de la ley del Señor. Pienso ahora en tantos que de adentro de sus lares, llorará de alegría, cuando volverán a la Iglesia, a la Iglesia, a casa del Señor. Y así como Nehemías, dise aquel pueblo, para no llorar, porque fué un día alegre, hoy de la misma manera, invito a usted, a alegrarse y no a entristecerse, porque Jesús resucitó y está en el medio de nosotros.

Entre las lecturas que escuchamos en esta liturgia, escuchamos la historia de Abraham.
Vimos cómo Dios proveyó, el Cordero, para ser sacrificado en el lugar de Isaac.
Igualmente Dios proveyó su cordero, el Cordero de Dios, para nuestra salvación. Isaac es la prefiguración de Cristo resucitado, pués así como Isaac, fue salvo de la muerte, también el Padre libertó su hijo de la muerte, resucitando de los muertos.

También he visto el relato de la liberación del pueblo elegido, de la esclavitud de Egipto, cómo aquel pueblo atravesó, el Mar rojo descalzo. También Jesús hizo su pasaje. Si, es pascua mis hermanos, a través del Sacramento del Bautismo, experimentamos la fuerza de la pascua del Señor, cuando también pasamos de la muerte para la vida.

Los primeros cristianos, sabían que su identidad era ser un hijo de Dios. Y todas las dificultades que enfrentaron fueron incapaces de sacudir esta certeza de que tenían.

De la misma forma, no podremos perder nuestra identidad. No somos de la muerte, somos de la vida. Si somos del mundo, quedamos apavorados, delante del vírus y de tantas otras cosas. Mi hermano, deja los dominios de las potências enemigas, no te comportes como un pagano. Como alguién que se preocupa solamente con las cosas del mundo. Vea que los mártires, los primeros cristianos, no quedaban desesperados delante de las persecuciones que sufrían. ¿Y por que? Porque ellos sabrían que el Cristo resucitado, había preparado el Cielo y la vida eterna.

Esta es la fe que el Cristiano professa:¡Cristo ha resucitado!¡Aleluya! Que Cristo murió, todo el mundo sabe, pero la gran cuestión, como dice Santo Agostino – ¡Es que Cristo resucitó!

Muchos estudiosos, intelectuales, y incluso ateos saben que Jesús murió. Pero yo y usted, como Cristianos, sabemos que Jesús resucitó. Maria Madalena, hizo esta experiência, los apóstoles hicieron también, Paulo también hizo, yo y usted, un dia hicimos, igualmente esta experiencia de encuentro personal con Jesús resucitado. Ahora yo ruego a Dios por todos aquellos que siguen en este momento, y que todavía no tuvieran un encuentro con el Cristo vivo. Que Jesús resucitado adentra ahora, en su casa, mi hermano, saque todo el dolor, y llene de esperanza.

Padre Roger Luís – Foto: Rogéria Nair/cancionnueva.com

Cree: Esta pandemia pasará. Por eso, no se desespere, muchas personas creyeran que la pascua, no acontecerá este año, porque nuestras iglesias están cerradas. Pero eso no es verdad. La pascua está sucediendo, y ella sucede ahora, en su corazón, sucede dentro de su casa, pues Jesús está vivo en el medio de nosotros.

Ah mis hermanos, yo veo luego, nuestras iglesias llenas de fiel. Satanás ya está derrotado, y el pueblo del Señor está siendo atraído por Dios para su Iglesia. Yo creo en un avivamiento profundo, mis hermanos. Y yo y usted habremos de ser testimonio, de Dios realizando esta maravilla en nuestro medio.

Quiero concluir esta homilía con las palabras del Fray Raniero Cantalamessa, dichas durante las funciones de la Pasión del Señor en la Basílica de San Pietro, en el Vaticano, en el Jueves Santo, de este año.

“Después de três dias resucitaré”, Jesus dice:(Mt 9,31). Nosotros también, después de estos días, que esperamos, que sean curtos, resucitemos y salimos de las tumbas de nuestras casas. No para volver a la vida anterior, com la de Lázaro, pero para una nueva vida como Jesús. Una vida más fraterna, más humana, más cristiana”.

Si, mis hermanos, esta pandemia vá pasar. De pronto volveremos a la vida cotidiana, sin embargo, esta vida, no puede más ser como antes, necesita ser una vida nueva, totalmente diferente y transformada por esta certeza de fe: Jesús resucitó.

Como es bueno Señor, saber que no estamos solos, el Señor está conozco, camina a nuestro lado, y se manifesta vivo en nuestro medio. Gracias por eso mi Dios. ¡Amém!

 

 

Transcripción: Alexandre Oliveira/Adaptación: Amanda Carol

Deja un comentario