¡Todo el mundo de novio, menos yo!

¡Nada de desesperarse! El joven cristiano comprende y vive la sabiduría

Gran parte de los jóvenes cristianos enfrentan un dilema en su vida amorosa: ¿Cómo competir con un mundo secular, en que los valores se dejan de lado y todo es permitido en nombre de una felicidad pasajera? En medio de este cuestionamiento, el noviazgo acaba siendo una gran interrogación, ya que, por veces, la vida parece conspirar contra aquellos que buscan vivir el noviazgo de la forma que debe ser vivida.

El noviazgo, para el inicio de una charla, no es un pasatiempo, tampoco un trofeo para ser exhibido en el medio de los amigos. Buscamos alguien para estar de novios, porque nos dimos cuenta que la vida compartida es más fácil de ser vivida. No todo el mundo que se da cuenta de eso, pero, el noviazgo para ser fructífero necesita comenzar por la admiración y solo puede mantener esta admiración si convierte en amor. Solo el amor prepara la pareja para el sacramento del matrimonio.

Novio2

No es fácil encontrar alguien que vea el noviazgo como una escuela para el matrimonio. La mentalidad que prevalece es que, en el noviazgo, todo está permitido y no es necesario tener compromiso. ¿Y el resultado? Relaciones vacías, que terminan y dejan heridas difíciles de ser sanadas.

El joven que quiere hacer la voluntad de Dios tiene que sufrir las demoras que son inherentes al proceso de la espera. Se necesita tiempo para encontrar alguien con mentalidad cristiana para relacionarse. Estar de novio con la primera persona que aparece en nuestra vida, por tener miedo de no encontrar a nadie que merezca nuestro amor, es una actitud de riesgo, ya que nuestro corazón no es un billete de lotería.

Crea: Tú también vas a encontrar a alguien que quiera compartir la vida de a dos. Si la vocación es para el matrimonio, prepárate para escuchar los anhelos del tu corazón y atrévete a hacer la diferencia en este mundo tan lleno de valores distorsionados. Permanece abierto a las relaciones, no te escondas de las personas, muéstrate como eres en realidad, con actitudes positivas, la persona que tanto buscas llegara hasta ti.

¡Nada de desesperarse! El joven cristiano comprende y vive la sabiduría bíblica, que nos enseña que para todo existe un tiempo, y no se deja desanimar ante una realidad aparentemente desastrosa. Sé que provoca cierta incomodidad ver a todos nuestros amigos con novios, mientras nosotros continuamos solteros; pero es necesario entender que todo lo que vale la pena en esta vida solo se consigue con una paciencia de héroe.

No es vergonzoso estar soltero. Además, un joven que se esfuerza por vivir la santidad en su afectividad lucha por colocar a Dios encima de todos sus deseos, porque sabe que, como todo buen padre, el Señor conoce lo que es mejor para nosotros y jamás va a privarnos de cosas buenas para nuestra vida. Mejor esperar en Dios y encontrar alguien que te complemente en vez de arriesgarse en aventuras y encontrar alguien que te roben de ti mismo.

Veo mucha gente soltera, pero realizada. No levanto la bandera de la soltería eterna, pero tampoco creo que un noviazgo que no tiene reglas sea mejor que una vida de celibato y feliz. Si la persona que buscas está tardando en llegar, piensa en eso como una etapa necesaria para el crecimiento. La madre espera pacientemente por su hijo durante nueve meses y luego se alegra con la vida que le fue dada.

Aprendí que solo la espontaneidad y la verdad son razones para encontrar alguien para enamorar. En este proceso, la paciencia tiene que andar juntas con la lucidez. Cuando la desesperación llama a la puerta de alguien que se siente solo, la visión es borrosa ante lo esencial. Por eso, antes de ofertar nuestros afectos a alguien, es necesario evaluar si estamos comprometidos en hacer al otro feliz. Y la felicidad sólo aparece en el noviazgo de la pareja que aprendió a amar.

Lee más:
.:Enamorarse con vista al Futuro
.:Mejor…soltera

Traducción: Thaís Rufino de Azevedo

Fuente: Destrave.cancaonova

Deja un comentario