¿Qué es la Cuaresma?

Vivir la cuaresma es experimentar una profunda y sincera conversión a Dios

Se le llama CUARESMA a los cuarenta días que se viven como preparación de la Pascua, tiempo de conversión. Nos unimos a los 40 días que Jesús pasó en el desierto sin comer y sin beber agua. Es por está razón que la cuaresma debiera ser para nosotros como un retiro de cuarenta días, un tiempo de purificación del alma, teniendo una actitud de penitencia y decisión para llevar una verdadera vida cristiana. Lo cual es posible a través de la meditación y la oración, tal cual lo hizo Jesús al vivir los 40 días en el desierto.

Es por eso que la Cuaresma es tiempo para:

1) Arrepentirnos de nuestros pecados.

2) Hacer penitencia.

3) Convertirnos a Dios

Foto: Larissa Carvalho/cancionnueva.com.es

La Cuaresma comienza el miércoles de ceniza y concluye antes de la Misa Vespertina del jueves Santo

Comienza el miércoles de ceniza porque al acudir a la Iglesia a la imposición de ceniza y el padre nos dice “Arrepiéntete y cree en el evangelio” no sólo recordamos que algún día moriremos y que para Dios lo único que vale es lo bueno y lo malo que hayamos hecho en vida, sino que expresamos con humildad y verdadero amor a Dios que deseamos convertirnos a Dios, apartándonos de todo mal, de todo pecado, es decir, de todo lo que ofende y nos aleja de Dios

Por está razón la ceniza simboliza que todos los hombres somos débiles y que tarde o temprano moriremos. Así mismo nos recuerda que el hombre es pecador, pero también simboliza la Oración y súplica ardiente para que el Señor nos proteja y ayude; y así poder alcanzar la Resurrección, ya que el hombre está destinado a participar en el reino de Cristo.

Se espera que después de vivir la cuaresma se dé una profunda y sincera conversión a Dios y así vivir plenamente el día de la resurrección de Jesucristo.

¿Sabes cómo lograr la conversión del corazón en la cuaresma?

La clave es realizando obras de conversión, como son, por ejemplo:

1. Haciendo una confesión: clara, concisa, concreta y completa.
2. Hacer Penitencia.
3. Perdonando y viviendo conforme las enseñanzas de Cristo.
4. Vivir la caridad y ser misericordioso.

Semana Santa

La Semana Santa es al final de la cuaresma y recordamos la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. La Semana Santa comienza con el DOMINGO DE RAMOS, día que recordamos cuando Jesús entró a Jerusalén y los católicos llevamos palmas a la Iglesia para que el Padre las bendiga.

Jueves Santo:

El jueves de la Semana Santa, es el día que Cristo instituyo la Eucaristía, Cristo tuvo la ÚLTIMA CENA con sus apóstoles, dejándonos LA EUCARISTIA, o sea la COMUNIÓN para así quedarse para siempre con nosotros. De tal manera cada vez que comulgamos, Cristo al estar en la hostia, entra en nuestra alma.

Viernes Santo:

Después de la última cena, Jesús fue a rezar a un monte que se llamaba de los Olivos dónde lo tomaron preso, lo interrogaron, lo azotaron, le pusieron una corona de espinas, se burlaron de El y finalmente le clavaron en una cruz y murió. ¡Cuánto sufrimiento vivió Cristo por nosotros! Todo por al amor que nos tiene a cada uno de los hombres, para que nuestros pecados sean perdonados y pudiéramos alcanzar la salvación.

Sábado Santo:

Es el día que acompañamos nuestra Madre la Virgen María en su dolor, al haber perdido a su único hijo. Ella representa la fortaleza de la carne y de la sangre y así mismo la nobleza, el amor y la entrega.

Domingo de Resurrección

Jesucristo fue sepultado y al tercer día RESUCITÓ DE ENTRE LOS MUERTOS, es decir, Cristo logró abrirnos las puertas del cielo.

Por: Nancy Escalante
Fuente: ALMAS

Deja un comentario