15 consejos para vivir bien el tiempo de Cuaresma

08/03/2018

Prepárate para la cuaresma

La cuaresma es un tiempo de conversión. Es un tiempo especial de bendiciones que, debemos aprovechar al máximo, para alcanzar una renovación espiritual en nuestra vida. San Pablo insistía: “En nombre de Cristo les rogamos: ¡reconcíliense con Dios!” (2 Cor 5,20); los exhortamos para que no reciban en vano la gracia de Dios. Pues él dice: “Yo te escuché en el tiempo favorable y te ayudé en el día de la salvación” (Is 49,8). “Ahora es el tiempo favorable, ahora es el día de la salvación” (2 Cor 6, 1-2). Dejo a continuación algunas prácticas que pueden ayudarnos a vivir bien este tiempo:

Foto ilustrativa: Wesley Almeida/cancaonova.com

Foto ilustrativa: Wesley Almeida/cancaonova.com

1.- Miércoles de Cenizas

Comienza bien la Cuaresma, recibiendo las cenizas y meditando su significado: “volvemos al polvo” que las cenizas nos recuerdan. “Eres polvo y al polvo volverás” (Gen 2,19). Este sacramental de la Iglesia nos recuerda que, estamos de paso en este mundo, y que la vida de verdad, sin fin comienza después de la muerte;

2.- Oración

Intensifica tu oración. Sea tu oración personal o comunitaria. Orar es entrar en comunión con Dios; volverse íntimo de Él que es nuestro Padre. Agenda un tiempo para rezar y sé fiel.

3.- Palabra de Dios

Medita la Palabra de Dios, sobre todo, las lecturas que la Iglesia coloca en la Liturgia de la Misa de este tiempo. Decide, como un acto de voluntad, a hacer lo que Dios te pide en la meditación.

4.- Ayuno

Haz ayuno de acuerdo a tus propias condiciones, para que el cuerpo sea sujeto al espíritu. Puede ser un ayuno a pan y a agua, un ayuno solo de líquidos, un ayuno parcial, etc., especialmente los viernes.

Lee más:
.:¿Conozca cuáles tipos de ayuno podemos hacer?
.:¿Qué enseña la Iglesia sobre el ayuno y la penitencia?
.: El verdadero ayuno viene del corazón, dice Papa en la Cuaresma

5.- Limosna

De una buena limosna a los pobres. Puede ser de muchas formas: ayudar a las familias necesitadas; un pobre necesitado, etc. “Tengamos caridad y humildad y demos limosnas, ya que estas lavan las manchas del pecado de las almas” (S. Francisco).

6.- Visitar a los enfermos

Visita a los enfermos que necesita ayuda, sobre todo a los viejos y abandonados. “Aquellos que tienen salud no necesitan de médicos, sino los enfermos” (Mt 19,12).

7.- Confesión

Haz una buena confesión general, después de un buen examen de conciencia, reviendo toda tu vida pasada. No omitas nada, lánzale a Dios todas tus miserias. Perdona a todas las personas que te ofendieron.

8.- Santa Misa

Participa de la Santa Misa siempre que puedas, y comulga bien. Haz una buena acción de gracias después de la comunión, colocando toda tu vida en las manos de Jesús. Alábalo, Adóralo, intercede por la Iglesia, por tu familia, etc.

9.- Vía Crucis

Participa del Vía Crucis siempre que puedas, o hazlo tú mismo en una Iglesia, acompañando los cuadros que la componen, meditando el sufrimiento de Jesús y su Pasión.

10.- Ejercicios de mortificación

Haz algún ejercicio de mortificación: por ejemplo, dejar de comer un dulce, dejar la bebida, el cigarrillo, los paseos, la TV, internet, celular, alguna diversión, etc… para vencer las debilidades de la carne.

11.- Liturgia de las horas

Reza la liturgia de las Horas con toda la Iglesia en este tiempo fuerte de oraciones. Al menos la Laudes y las Vísperas, si es posible.

12.- Peregrinación

Haz una peregrinación, al menos una vez en Cuaresma, a algún Santuario Mariano, u otro Santuario, participando de la Santa Misa.

13.- Moderar las palabras

Esfuérzate por moderar tus palabras, habla con discreción, evita la maledicencia, el enjuiciamiento de los otros, el hablar mal de otros, prefiera elogiar.

14.- Perseverancia

Procura identificar si tienes algún vicio o mal comportamiento, lucha por evitarlo; reza pidiendo a Dios la gracia de vencerlo. Practica la virtud de la perseverancia.

15.- Humildad

Evitar hablar de ti mismo, de exhibirte, de querer figurar, de defender tus puntos de vista de manera temperamental. Busca el último lugar, vive la humildad.

Profesor Felipe Aquino
Miembro de la Comunidad Canción Nueva, reconocido por su trabajo de promover el bien y el desenvolvimiento de la Iglesia Católica como “Caballero de San Gregorio Magno” por el Papa Benedicto XVI

Comentarios

Necesita estar registrado para enviar comentarios.