Ama mientras hay tiempo

14/01/2011

Me puse a reflexionar sobre la Palabra de Dios que está en Eclesiastés 3, 1-7, que nos dice que existe un tiempo para cada cosa:

Hay un momento para todo y un tiempo para cada cosa bajo el sol:
un tiempo para nacer y un tiempo para morir, un tiempo para plantar y un tiempo para arrancar lo plantado;…

amardentro

un tiempo para matar y un tiempo para
curar, un tiempo para demoler y un tiempo para edificar; un tiempo para llorar y un tiempo para reír, un tiempo para lamentarse y un tiempo para bailar; un tiempo para arrojar piedras y un tiempo para recogerlas, un tiempo para abrazarse y un tiempo para separarse; un tiempo para buscar y un tiempo para perder, un tiempo para guardar y un tiempo para tirar; un tiempo para rasgar y un tiempo para coser, un tiempo para callar y un tiempo para hablar; un tiempo para amar y un tiempo para odiar, un tiempo de guerra y un tiempo de paz”.

Dios nos regaló esta vida aquí en la tierra, que es una simple preparación para vivir la verdadera vida en el cielo, en la eternidad. Y para vivir esta vida aquí Dios nos da un tiempo, un momento que pasa volando.

Nadie sabe cuánto tiempo tiene sobre esta tierra, cuantos años sobre este mundo. Talvez Dios te regale unos 90 años, o talvez 80, 60, 50, quien sabe.

Jesús nos dice en su Palabra, nadie sabe el día y la hora de su venida y que debemos de estar preparados para no ser sorprendidos, y él no se refiere sólo a su segunda venida sino también a nuestra muerte. Porque ya dice muy sabiamente el fundador de mi comunidad Canción Nueva, el Monseñor Jonas Abib, que si Jesús no viene, nosotros iremos a él.

Por eso en este momento te hago la siguiente pregunta: ¿Cuánto tiempo tienes sobre esta tierra? Esta pregunta nace de una música de un cantante católico brasileño, donde dice ¿Cuánto tiempo tienes? ¿Será que sabes? Y es aquí quiero entrar en lo siguiente: “Amar mientras hay tiempo”.

Es hora que te cuestiones sobre esto, sobre el enojo que tienes hacia una persona y hacé meses o talvez años que no le hablas, talvez esta persona es un amigo o amiga, tu hermano de comunidad, de congregacion o de sangre. Talvez sea tu propio papá o mamá. ¿Será que tendrás tiempo de amar a estas personas? No sabes si Jesús pronto les visitará o te visitará por eso es hora de perdonar, de reconciliarse, de dejar las heridas y ofensas atrás y de ir hasta estas personas que te hirieron o a quienes heriste…

¡Tienes que amar mientras hay tiempo! ¡Tienes que perdonar mientras hay tiempo! Porque mañana puede ser muy tarde! Como decia aquí en Paraguay un conocido conductor de TV : “En vida hermano, en vida” ¿De qué vale llorar después de muerto diciendo que le amas a la persona? ¿Porqué no lo haces ahora?

¡Ahora hay tiempo todavía!

Y si la persona ya partió entregale a Dios en un momento de oración tu arrepentimiento y decile que le dé a esta persona de tu parte un abrazo de amor.

¡Hermano ama mientras hay tiempo!

Luz Torres
Comunidad Canción Nueva

Visita el blog de Canción Nueva – Paraguay

Comentarios