Carencia: ¿cómo ella puede afectar tu vida?

¿Qué es carencia?

Nuestros sentimientos son, muchas veces, sorprendentes para nosotros, especialmente la forma como pasamos por ellos y como encaramos la vida a partir de una visión que tengamos de tales sentimientos. Es seguro que todos nosotros tenemos necesidades que se expresan de varias formas: algunos desean conversar, desean ser escuchados, acogidos, desean una mirada sincera, una buena conversa. Además, cada uno de nosotros a partir de nuestra historia, expresaría eso de forma diferente. Muchas personas se cuestionan sobre lo que es carencia afectiva y como ella se, manifiesta en nuestra vida y pude ser percibida.

El concepto de carencia en sí esta relacionado con la falta o privación de algo, en este caso, estamos hablando de falta o privación de afecto. El miedo, especialmente de la soledad y del abandono, pueden ser frutos de esa carencia afectiva, o aún puede venir de un abandono emociona. Por veces, sin percibir, eses factos nos llevan a racionamientos y apegos nocivos en muchas situaciones.

Foto ilustrativa: Wesley Almeida/cancionnueva.com.es

La naturaleza humana nos llevan a la dependencia, porque nacemos necesitando de alimentación y cuidado, tanto físicos cuanto afectivos, además, las experiencias a lo largo de nuestro desarrollo definen si tenemos o no nuestra independencia afectiva.

Al contrario de la carencia, la independencia afectiva (que nada tiene a ver con egoísmo o individualismo) permite que seamos seguros al elegir y decidir, que tengamos autonomía en cuidar de nosotros, bien como nosotros responsabilizamos por nuestros ajustes y errores. [

Tu puedes darse cuenta que una persona afectivamente carente se :

  • espera mucho de las persona y necesita siempre de alguien y apoyando y por dentro, para que se sienta seguro;
  • necesita de la aprobación de otras personas para hacer sus elecciones; necesita necesariamente de soporte emocional;
  • siente un vaco emocional que aparece llenar solo por el contacto con otras personas, a punto de no conseguir hacer nada desacompañado.

Ni siempre las opciones afectivas dependientes son consciente y claras para quien pasa por eso. Dependencias pueden darse con cosas, objetivos, drogas, juegos, llegando a las personas y palabras amigas. La dependencia afectiva hace con que busquemos, exteriormente, el apoio y la protección, para soportar los problemas vividos en las relaciones y en las situaciones sociales. Somos humanos y somos efectivamente influenciados todo el tiempo. Vale recordar que, como seres sociales que somos, efectivamente seremos influenciados y influenciaremos todoel tiempo, y eso jace parte de nuestra naturaleza.

Lee más:
.:La diferencia entre gestos de amor y carencia afectiva
.:Dentro de cada uno de nosotros existe una fuente de amor
.:Señales de codependencia afectiva en las mujeres

¿Cómo puedo cambiar ese cuadro?

Para que podamos cambiar, al darse cuenta que somos dependientes, es necesario que establezcamos limites en nuestras relaciones y comprendemos que, muchas veces, vivimos una negación de los hechos y la ilusión de vivir en situaciones fantasiosas.

El cambio vendrá cuando conseguimos asumir la responsabilidad en administrar nuestras necesidades, actitudes, emociones y comportamientos, sean ellos positivos o no, damos cuenta a las vivencias de la rabia, del miedo, de la vergüenza, de la culpa y, con eso, se comprometiendo, por lo tanto, con el cambio.

Para muchos, estar solo parece un pavor, pero es saludable que podamos convivir con nosotros y con nuestras emociones, silenciando, percibiendo nuestras reacciones. La vivencia en un ambiente colectivo nos mueve, somos gregarios, es decir, vivimos en grupos, además, sino conseguimos dar un paso sin aprobación o soportar, es probable que seamos carentes efectivamente.

Podemos comparar la carencia afectiva con la hambre: una vez que estamos hambrientos, parece que todo queda mejor y que vamos comer mucho más que el necesario. Además, todo exceso sofoca y hace mal. La privación afectiva que vivimos puede conducirnos la búsqueda reforzar en un apego, por lo tanto, siempre es necesario rever nuestra forma de relación con el otro.

Elaine Ribeiro dos Santos
Psicóloga Clínica y Organizacional, colaboradora de la Comunidad Canción Nueva

Deja un comentario