¿Casarnos o vivir juntos?

Entiende las diferencias entre casarse y vivir juntos

La elección de vivir juntos en lugar de casarse, muchas veces, surge de la curiosidad de ver si la pareja es o no compatible. El pensamiento por detrás de esa decisión, una vez que ambos compartan el mismo techo y los gastos, es que si las cosas no funcionan no necesitarán de un divorcio y no tendrán que pasar por todo ese sufrimiento. Entonces surge la duda entre casarse o vivir juntos.

Relación1

Foto: Daniel Mafra/cancaonova.com

El casamiento es una decisión de suma importancia que requiere que de la pareja un discernimiento serio. Según el Instituto Brasilero de Geografía y Estadística (IBGE) Brasil registró 441,1 mil divorcios en 2014, ante 130,5 mil registrados en 2004, un aumento del 161,4% en una década. Considerando la alta tasa de divorcio, es comprensible que muchos novios experimentan en sus propios países el miedo de asumir un compromiso definitivo.

En una entrevista con el portal Canción Nueva el norteamericano Mark Evan, especialista en la “Teología del Cuerpo” de San Juan Pablo II afirma que la cohabitación no es buena para la pajera. “Ellos pierden el significado del acto sexual, pensando que significa solamente “yo te amo” pero en realidad significa “soy tuyo para siempre” y esas palabras solo son verdaderas cuando se casan” Quienes conviven sin el sacramento del matrimonio, en cada relación sexual están diciendo “estoy contigo mientras esto dure”. La puerta del fondo está siempre abierta para abandonar la relación. Ellos piensan que se están amando, pero la verdad es que se están usando simplemente para un beneficio mutuo por un período indeterminado de tiempo.

Parece lógico pensar que la convivencia ofrecerá una buena visión del matrimonio, sin embargo, los sociólogos descubrieron que la expectativa de una relación positiva entre cohabitación y estabilidad emocional fue desechada en los últimos años por estudio realizados en varios países occidentales.

.:Aprenda 10 tips para un buen relacionamiento con tu enamorado
.:10 formas de amar a mi enamorada sin sexo

Las desventajas de vivir juntos antes del casamiento

Los estudios descubrieron que si la pareja quiere un matrimonio bien sucedido, es mejor vivir juntos solo después del casamiento. El norteamericano Josan Evert, maestro en teología y consejero matrimonial señala seis desventajas de cohabitar.

1. La mayoría de las parejas que viven juntos nunca se casan y aquellos que viven juntos antes del casamiento tienen una tasa de divorcio hasta el 80% más elevada de la que esperaban hasta después del casamiento para vivir juntos.

2. Las parejas que cohabitan antes del matrimonio también tienen mayor conflicto conyugal y una comunicación más pobre, hacen visitas más frecuente a consejeros matrimoniales.

3. Las mujeres que cohabitan antes del matrimonio son tres veces más propensas a ser infieles a sus “maridos” que aquellas que se casaron.

4. Las mujeres que cohabitan tienen tres veces más probabilidad de tener depresión que las mujeres casadas.

5. Las parejas que cohabitan son sexualmente menos realizadas que aquellos que esperan hasta el casamiento.

6. Desde el punto de vista de la duración matrimonial, la paz y la fidelidad conyugal, la seguridad física, el bienestar emocional y la satisfacción sexual, es evidente que la cohabitación no es una receta para la felicidad.

Las parejas que cohabitan tienen mayores tasas de divorcio

Uno de los motivo para el aumento de la tasa de divorcio es que el cohabitar debilita el compromiso. “Si el hombre o la mujer encuentra suficientes fallas en el otro, él o ella está libre de marcharse. El deseo de introducir un “test drive” muestra una falta de fe en el amor de uno con el otro”, aclara Jason. Por un lado la pareja está diciendo que desean una intimidad plena, pero por otro lado quieren dejar una salida abierta en el caso de que el otro no esté a la altura de las circunstancias. Esto siembra, desde el inicio, semillas de dudas y desconfianza.

Relación2

Foto: Daniel Mafra/cancaonova.com

Los matrimonios victoriosos no son el resultado de una falta de cualidades irritantes en el cónyuge; son el resultado de elegir amar y perdonar al otro día a día, con todas sus imperfecciones.

¿Qué debemos hacer si estamos viviendo juntos?

Mark Evan recomienda que la pareja se separe y que vivan en departamentos distintos y dejen de tener relaciones sexuales. “La pareja debe comenzar a construir la relación en un terreno más sólido, hacer preguntas fundamentales y ver si realmente se conocen y si son verdaderamente buenos uno para el otro para unir sus vidas para siempre”.

Esperar para compartir el don del sexo no debe ser visto con una postergación pasiva de la pasión, sino como una formación activa de la fidelidad. Al final, ¿no querrás saber si tu cónyuge será capaz de resistir las tentaciones después del casamiento?

Como cualquier pareja, tú sueñas con un amor duradero. Por lo tanto, si quieres que tu relación funcione, salva tu casamiento antes que comience y vive con tu pareja después del casamiento.

.:Descubra como tener un matrimonio feliz
.:El camino para un noviazgo santo

Fernanda Soares
Misionera de la Comunidad Canción Nueva

Deja un comentario