Celos: señal de alerta en las relaciones

Los celos mueven las estructuras de cualquier relación

¿Quién no oyó nunca decir que los celos son el condimento del amor? ¿Qué piensas de eso? Hemos visto muchos casos en los cuales este sentimiento (celos) es el “fósforo que enciende la pólvora”, o sea, provoca reacciones inesperadas y de total descontrol. Pensando así, ¿todavía piensas que sentirlo es normal?

celosdeenamorados

Factores culturales hacen que creamos que los celos son una prueba de amor y que pequeños sacrificios, como dejar de ir a determinados lugares o cambiar de ropa para que la persona amada no se enoje, son bienvenidos y son aquel “condimento” en el amor. La gran cuestión es que tales “pequeños sacrificios” y este “condimento” se transforman en prisiones a medida en que el tiempo pasa. Estar con el otro pasa, entonces, a no tener tanto sentido, pierde la gracia, y, ciertamente, los celos mueven las estructuras de cualquier relación.

Desde el punto de vista psicológico es un sentimiento que implica el miedo de perder el amor de la persona amada y está directamente relacionado a la falta de confianza en el otro y, sobre todo, en uno mismo. Cuando este sentimiento se vuelve exagerado, consideramos que se transforma en una enfermedad, llegando a pensamientos obsesivos. La complejidad de los celos es grande, porque envuelve pensamientos, emociones, comportamientos y reacciones físicas.

.: Oración pidiendo liberación de los celos 

Las personas celosas buscan comprobar frecuentemente si son queridas, si las personas pueden dar pruebas de amor, y también piden pruebas para que este amor sea confirmado, tales como: prohibir a la persona amada visitar un determinado lugar, usar esta o aquella ropa, prometer que hará o no hará una cosa, dentro de tantas otras.

Muchas veces, se coloca en esos pedidos, que son cosas exteriores, el significado del amor, que, de un sentimiento interior, pasa a ser construido con pruebas externas. Los celos llevan a interpretaciones distorsionadas y, generalmente, hacen eso no solo con su pareja sino también en las relaciones de amistad, trabajo, familia, llamando la atención, y esto vale incluso también para el uso de los objetos personales por otras personas.

Vale recordar que, si es excesivo, se vuelve un problema de salud psicológica, porque la persona comienza a tener sentimientos paranoicos, delirios de persecución y temor imaginario de estar siendo víctima del mundo, con muchas fantasías. Imprecisión y dudas unidas a ideas exageradas o delirantes son percibidas, de hecho, como reales.

Muchas veces, la persona pasa a tener compulsión a resolver sus dudas y, con eso, pasa a invadir la privacidad del otro, abriendo correspondencia, revisando en los bolsos, en el celular, en las redes sociales, haciendo un perfil falso para intentar “recavar” pruebas de infidelidad y tantas otras actitudes extremas. Parecen actitudes tontas e incluso son reconocidas por el compañero, pero no sirven de nada para aliviar los celos, y en cambio, aumentan la sensación de disconformidad.

Si pasas por esta situación, es importante que converses bastante sobre el asunto con tu pareja, procurando, juntos, las alternativas que permitan que el amor verdadero, basado en la confianza y en la complicidad, pueda crecer entre ustedes, dejando también que Dios obre en la inseguridad, en los reflejos?? de dificultades afectivas del pasado, así como también buscando ayuda especializada cuando percibes que la situación tomó una proporción mayor a la que ustedes pueden administrar solos.

.: ¿Cómo superar los celos en una relación?

¡Abrazo fraterno!

Elaine Ribeiro dos Santos
Psicóloga Clínica y Organizacional, colaboradora de la Comunidad Canción Nueva

Deja un comentario