¿Cómo los afectos y estímulos ayudan en el desarrollo de los niños?

18/03/2015

¿Cómo los afectos y estímulos pueden ayudar al desarrollo de los niños?

Muchos padres no tiene la real noción de la importancia de cómo pueden contribuir para el desarrollo mental, emocional y físico de sus hijos. El afecto tiene un papel predominante para que los niños se sientan seguros, además de los estímulos físicos, que pueden ser ofrecidos desde el vientre materno, porque contribuyen para la madurez psicomotriz.

Como afectos y estímulos ayudan en el desarrollo de los niños 1

Sin embargo, los padres necesitan tener cuidado para que eso no se convierta en una neurosis y sobrecargar los niños con excesos de actividades, para optimizar el desarrollo y obteniendo resultados no esperados. Niños sometidos al exceso de presión pueden convertirse ansiosas y presentar dificultades de aprendizaje.

Jugar a dar vueltas a los niños, jugar  “Sierra, sierra, serrador”, levantar los brazos y piernas, hacen parte de la interacción entre adultos y niños y permiten el desarrollo físico, que los prepara para gatear, andar y realizar otras actividades que hacen parte del día a día de ellas. Existen ejemplos de niños criados sin amor en un cuna, que no andan a los tres años de edad, pero, después de la fisioterapia con estos pequeños juegos, retoman el desarrollo.

El amor es transmitido por palabra y actos , los toques y los elogios sirven como estímulos para que los niños busquen actividades nuevas. Una características interesante de cuando se cuenta una historia o hace una broma que les gustan a ellos, es verlos pedir que la repitan varias veces. Los padres reclaman que los niños no se casan, porque están en proceso de aprendizaje.

La inteligencia también puede ser desarrollada con actividades, tales como juegos, jugar de rueda, música y teatro. Canciones de rueda y de arrullar o un juego sencillo, recortar o pintar, preparan los niños para actividades más maduras.

La simplicidad es importante, las actividades diarias de cuidado con los niños, tales como el baño, la alimentación, poner para dormir entre otras, son oportunidades para animarlos. Paseos e ir al cinema o parques pueden ser experiencias para trabajar la creatividad y el espíritu de explorador de ambiente.

Los profesores también pueden contribuir con el desarrollo intelectual, ofreciendo un ambiente acogedor, donde el aprendizaje cognitivo, las emociones y la afectividad pueden y deben ser trabajadas, porque algunos niños comienzan su vida escolar muy temprana.

Así como para los padres, los juegos, las canciones y las dinámicas también sirven como herramientas para estimular actitudes y comportamientos que serán fundamentales en la vida futura de los niños.

Es decir, no importa la actividad, lo importante es que estos momentos sean acompañados de estímulos y cariños.

Lee más:
.:Tips para no mimar los hijos

Traducción y Adaptación: Thaís Rufino de Azevedo

Angela Abdo
Coordinadora de grupo de madres que rezan por los hijos de la Paroquia San Camilo de Lelis (ES) y asesora en el Estudio de las Directrices para la RCC Nacional

Comentarios