¿Como elegir los padrinos de bautismo de mis hijos?

La elección de los padrinos va más allá del hecho de ser amigo, pariente o rico

Como elijo padrinos de bautismo para mas hijos

Foto: Daniel Mafra/cancaonova.com

“El santo Bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana, el pórtico de la vida en el Espíritu y la puerta que da acceso a los demás sacramentos. Por el bautismo somos liberados del pecado y regenerados como hijos de Dios, nos convertimos en miembros de Cristo, y somos incorporados a la Iglesia y hechos participantes de su misión: el bautismo es el sacramento de la regeneración por el agua en la Palabra” (CIC 1213).

¡Mira cómo es importante este sacramento! El bautismo convierte a la persona en hija de Dios y ella pasa a ser parte de la familia de Jesús, que es la Iglesia. El bautizo lo convierte en un miembro activo, un testigo que vive la misión de anunciar a Cristo a los pueblos. Por eso, aquellos que van a ser elegidos para acompañar los bautizados necesitan tener algunas características importantes. No basta ser alguien conocido, amigo, pariente, rico o “una persona buena que hace parte de mi historia”, puede incluso llevar las características mencionadas, pero vamos a ver lo que el Código de Derecho Canónico dice:

Canónico 872 –En la medida de lo posible, a quien va a recibir el bautismo se le ha de dar un padrino, cuya función es asistir en su iniciación cristiana al adulto que se bautiza, y, juntamente con los padres, presentar al niño que va a recibir el bautismo y procurar que después lleve una vida cristiana congruente con el bautismo y cumpla fielmente las obligaciones inherentes al mismo.

Canónico 873 –Téngase un solo padrino o una sola madrina, o uno y una.

Canónico 874 – Para que alguien sea admitido como padrino, es necesario que:

1.- haya sido elegido por quien va a bautizarse o por sus padres o por quienes ocupan su lugar o, faltando éstos, por el párroco o ministro; y que tenga capacidad para esta misión e intención de desempeñarla;

2.- haya cumplido dieciséis años, a no ser que el Obispo diocesano establezca otra edad, o que, por justa causa, el párroco o el ministro consideren admisible una excepción;

3.- sea católico, esté confirmado, haya recibido ya el santísimo sacramento de la Eucaristía y lleve, al mismo tiempo, una vida congruente con la fe y con la misión que va a asumir;

4.- no esté afectado por una pena canónica, legítimamente impuesta o declarada;

5.- no sea el padre o la madre de quien se ha de bautizar.

Quien es bautizado y pertenece a una comunidad eclesial no católica solo sea admitidos junto con el padrino católico, y solo como testimonio del bautismo;

El sacramento del bautismo es muy importante, por eso se debe tener mucho cuidado con aquel que va a apadrinar el bautizando. Se acostumbra decir que el padrino o la madrina hace a veces de padre o de madre. ¿Qué es lo que el padre y la madre hacen o deberían hacer? Educar al hijo en la fe católica, en las buenas costumbres, en los buenos valores, debe educar para la responsabilidad y para la vida. El padrino debe compaña a su ahijado con la presencia, con el buen testimonio de cristiano, a veces a hacer de sus padres o ayudar a los padres en sus faltas.

¿Como es serio ser padrino o madrina, no es verdad? Según las enseñanzas de la Iglesia, la persona necesita vivir el bautismo, es decir, ser católica, haberse confirmado, y tener una vida de comunión eucarística. Una persona así está, probablemente, insertada en la vida de la Iglesia parroquial, va a Misa a los domingos, busca confesión regular, es una persona que busca, a todo costo, a la santidad. ¿Esta persona es santa? ¡No! Pero se percibe en ella la sed de ser santa.

Traducción: Thaís Rufino de Azevedo

Lee más:
.:Bautismo abre camino de santidad y educación en la fe en familia, dice el Papa Benedicto
.:Con el Bautismo, Dios da luz de la fe a un mundo que camina en tinieblas, dice Benedicto XVI

Padre Marcio del Prado
Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva

Deja un comentario