Con el amor se cura el dolor

El amor abre todas las puertas y sana todas las heridas

En la vida existen muchas cosas importantes, pero ninguna es comparable con el amor. Quien todavía no se convenció de esto, puede tranquilizarse porque se convencerá. Esto no lo aprendí en los libros, sino en la vida. Descubrí que amar, respetar el dolor de los demás y secar las lágrimas ajenas están muy relacionados. Descubrí, también, que el deseo de las personas es sentirse amadas, de una manera que dispense de palabras. Las personas desean un amor que no critica todo el tiempo, sino que extiende el brazo en el momento preciso.

Encontrar a alguien así es una alegría. Hay gente que tiene el don de consolar y de llevar la belleza por donde pasa … parece que lleva en la boca un pedazo de cielo y en su rostro tiene la clareza y la frescura de una mañana soleada. No nos engañemos, pues esa persona se hizo así después de muchas lágrimas, se graduó en la escuela del sufrimiento. Es el frasco de perfume que exhala la más encantadora fragancia: el amor.

Me parece lindo cuando los sabios dicen que por la inteligencia y por el carácter la persona resplandece las cualidades que tiene. Sin embargo, no consigo concordar completamente con esto. No quiero decir que estoy en contra, sino que me parece poco, porque el carácter y la inteligencia pueden impresionar, pero el amor que damos a los demás nos hace brillantes e inolvidables. No basta ser inteligente y tener carácter, es necesario amar. El amor vuelve a las personas indispensables. Si amo, preciso de ti y eso me hace alguien mejor.

Por eso, si quieres encender una sonrisa, iluminar un corazón o despertar la esperanza en alguien, acuérdate de una cosa: las personas se alegran con tu inteligencia, aprecian tu carácter, pero necesitan de tu amor. El amor tiene el poder de transformar todas las cosas, sacar las llaves de todas las puertas y sanar todas las enfermedades, hace lucir nuestros talentos y resplandecer lo que somos.

Por tanto, si te callas, cállate con amor; si gritas, hazlo con amor; si corriges, corrige con amor; si lloras, hazlo con amor; si perdonas, perdona con amor. Si tienes el amor arraigado en ti, tus frutos serán amores y todos se aproximarán a ti.

Márcio Mendes
marciomendes@cancaonova.com
Misionero de la Comunidad Canción Nueva

Deja un comentario