¿Cuál es el real y la dignidad de la Santa Misa?

26/07/2017

El sacrificio eucarístico es presentado a nosotros por medio de la celebración de la Santa Misa

Muchos cristianos van a Misa sin saber lo que están celebrando. Como sabemos, el ser humano es motivado por aquello que él considera importante y necesario para tu vida. Pero; ¿cómo continuar participando de la Eucaristía, si no existe motivación suficiente? ¿Tu sabes cual es el real valor de la celebración de la Santa Misa? Vamos, entonces, encontrar esta respuesta a partir de la enseñanza de la Iglesia.

Cuál es el real y la dignidad de la Santa Misa 2

Foto: Archivo CN/cancionnueva.com.es

Amor incondicional

La Iglesia siempre creyó en esta verdad, además, con el Concilio Vaticano II, quedó aún más evidente que el sacrificio eucarístico es fuente y centro de toda la vida cristiana. En la Carta Encíclica, Ecclesia de Eucaristía, esta contenido todo el tesoro espiritual de la Iglesia, esto es, el propio Cristo, en nuestra Pascua y el pan vivo que da a los hombres a la vida mediante su carne vivificada por el Espíritu Santo”. (Ecclesia de Eucharistia, n.1).

Es por ese motivo que, todos los días, la Santa Madre Iglesia se vuelve para su Señor, presente en el altar, donde descubre su amor incondicional. En la misma Carta Encíclica, el Papa aún dice: “La Iglesia vive de la Eucaristía . Esta verdad no exprime solo una experiencia diaria de fe, pero contiene, en síntesis, el propio núcleo del misterio de la Iglesia”. (Ecclesia de Eucharistia, n.1).

La Instrucción General del Misal Romano afirma que, en la “Eucaristía, culmina toda la acción por el cual Dios, en Cristo, santifica el mundo, bien como todo el culto por el cual los hombres, por medio de cristo, Hijo de Dios, en el Espíritu Santo, prestan adoración al Padre. En ella, se conmemoran también, a lo largo del ano, los misterios de la Redención, de tal forma que ellos se convierten, de algún modo, presentes. Todas las demás acciones sagradas y todas las obras de la vida cristiana con ella están relacionadas, de ella derivan y a ella se ordenan” (IGMR, n 16).

La Eucaristía es don más precioso de la Iglesia

En la exhortación Apostolica Pós – Sinodal, Sacramentum Caritatis, de nuestro querido Papa emérito Benedicto XVI, él dice que, en la Celebración Eucarística, celebrada todos los días, “el Señor viene al encuentro del hombre, creado a la imagen y semejanza de Dios (Gn 1, 27), haciéndose su compañero de viaje. Con efecto, en este sacramento, Jesús se convierte en alimento para el hombre, hambriento de verdad y liberdad” (Sacramentum Caritatis, n.2). El propio Señor, sabiendo que solo la verdad puede hacer verdaderamente el hombre libre (Jo 8, 36), Él mismo se hace alimento de verdad diariamente en la Santa Misa para nosotros.

Con estas palabras, la Iglesia quiere mostrar la máxima importancia de la celebración de la Santa Misa, quiere evidenciar la eficacia y dignidad de la Celebración Eucarística, por ser la acción de Cristo y de la Iglesia. Es posible que la mala participación en la Eucaristía sea consecuencia de la no consciencia de lo que esta siendo celebrado.

Si todos los fieles supieren el real valor de la Eucaristía, participarán más activamente de la Santa Misa. Teniendo consciencia de que la Eucaristía es el don más precioso de la Iglesia, tendremos motivación suficiente para participarnos, si posible, todos los días de la Santa Misa.

Lee más:
.:Coloca tus derrotas en la cruz de Cristo
.:A los pies de la cruz como María
.:La Iglesia va pasar por todo lo que Jesús paso

Elenildo Pereira
Candidato a las Ordenes Sacras en la Comunidad Canción Nueva. Licenciado en Filosofía por la Facultad Cancção Nova [Canción Nueva], Cachoeira Paulista – Brasil (SP). Licenciatura en Teología por la Facultad Dehoniana, Taubate – Brasil (SP) y pos graduando en Bioética por la Facultad Canção Nova. Actúa en Departamento de TV de Canção Nova [Canción Nueva], en el Santuario Padre de las Misericordias y Confesionarios.

Comentarios