Cuando el marido sale de casa

Imagino que ser abandonada por el marido sea una de las mayores frustraciones de una mujer casada. El mundo desmorona. ¿Y los hijos, la casa, las responsabilidades? Queda aquella sensación de debilidad, de derrota, que siempre provoca la pregunta interior: “¿Donde he equivocado?”

Independiente cual ha sido el motivo o quien motivo, el primer paso es no desmoronar. Sé que es difícil, pero por todas las cosas que quedaran, es necesario mantener la tranquilidad, la confianza. Es la mejor postura para lidiar con la situación. ¡No te desespere!

Nunca salga de una relación agrediendo, demostrando desespero, culpa, debilidad, rencor. Estos sentimientos solo van alimentar o despertar en el otro la sensación de que estaba relacionado con una persona descontrolada emocionalmente. ¡Levanta la cabeza!

Otro paso importante es no precipitarse. Tener esperanza de un retorno es natural y necesario, pero si precipitar significa actuar cuando no es el momento. Deja el “polvo bajar”. ¿Pero que esperamos? Que tu consigas organizar las ideas, “arreglar la casa”, raciocinar mejor, ver que ni todo esta perdido – ni tu vida individual ni tu vida familiar. Es eso mismo: ni toda separación es definitiva, dependiendo de como reaccionar a ella. No somo a favor de separaciones, pero, en algunas circunstancias, ella sirve para ajustar algunos punto que la pareja no estaba consiguiendo hacer mientras estaba junto.

Foto: Artem_Furman by Getty Images

La esperanza de que el marido vuelva para casa

El correcto es que las piezas sean ajustadas dentro del propio matrimonio, sin necesidad de una separación. Ese ajuste trae madurez y consistencia al matrimonio. Es doloroso descubrir, después de algún tiempo, que nuestro cónyuge no acepta más los pensamientos con los nuestros y que no hay menor interés más en eso. Aceptar, sin embargo, de “cabeza para cima”, es el mínimo que debemos hacer; y aceptar no significa desistir. Tu puedes dejar libre el camino del otro (aún que sea contra tu voluntad) y comienza a trabajar una renovación interior consigo mismo, trabajar tu valor de mujer, de madre, de querida y preciosa de Dios; mejorar tu auto estima sin tirar, si así desea, la vuelta de tu marido para casa.

Generalmente, quien quiere la separación hace alegando motivos dentro del matrimonio, de la relación. Ese enfriamiento, sin embargo, casi siempre es causado por “novedades externas a la familia”, como amistades, busca de depravaciones sexuales, mujer más joven y más sensual, libertad de soltero (salir con los amigos y llegar el momento que quiere en casa) etc. Son ilusiones que entra el corazón del marido, cegando el entendimiento, haciendo creer que todas estas cosas son mejores que el hogar, que un día, él constituyo.

Lee más:
.:¿Será que tengo vocación para el matrimonio?
.:Como lidiar con los problemas en el matrimonio
.:Descubra como tener un matrimonio feliz

Una análisis de sí misma

Es extremamente necesario mirar para sí misma con sinceridad, buscando de enfriamiento, sabiendo donde equivoco. Sin, podemos ser el motivo de la separación, y es necesario admitir que equivocamos, debilitamos por veces, quedamos acomodados y en rutina, y no conseguimos mantener la llama del amor y de la complicidad. Necesitamos mirar para dentro de nosotros mismas y, juntamente con la esperanza de un retorno, de una nueva llama de amor y conquista, nacer la fuerza de un levantamiento personas, de determinación y búsqueda de ser una nueva persona.

Delante de esta situación, camine y viva con el corazón delante de Dios. Ten consciencia en paz con Él, de que tu eres la mejor esposa y mejor madre mientras tu marido estuvo a tu lado. Si tu tienes la seguridad de que tu matrimonio fue realizado según la voluntad de Dios, sepas que el Señor “Yo sé que tú lo puedes todo y que ningún proyecto es irrealizable para ti” (Job 42, 1).

Entrega tu situación a Dios de los imposibles y espere, porque Él va dar la victoria, y solo Él puede cambiar el corazón de un marido corrompido por el pecado y engañado. Consagre a María, Auxiliadora de todos los cristianos, Madre de toda las gracias. Pide la ayuda de los ángeles, para que ellos involucran tu marido, donde quiere que él esté. Y manténgase de pie por dentro, en tu integridad moral y espiritual. ¡Nunca desmorone!

“Por eso, no nos desanimamos: aunque nuestro hombre exterior se vaya destruyendo, nuestro hombre interior se va renovando día a día. Nuestra angustia, que es leve y pasajera, nos prepara una gloria eterna, que supera toda medida. Porque no tenemos puesta la mirada en las cosas visibles, sino en las invisibles: lo que se ve es transitorio, lo que no se ve es eterno” (2 Cor 4, 16-18).

De esta forma, en el tiempo de la cosecha, tu tendrás más motivos, delante de Dios, para recibir grande victoria, por haber sido una esposa integra y recta.

Paulo Victor y Letícia Dias
Cirujano dentista de formación, Paulo Victor fue miembro de la Comunidad Canción Nueva como presentador, locutor y radialista. Actualmente, él vive en Campo Grande (MS). Es empresario y casado con Letícia Dias. Letícia Dias es Gerente de Contenido y estudiante de Letras/Libras como foco en la Educación Especial. Fue miembro de la Comunidad Canción Nueva como presentadora de programas. Hoy, ella mantiene una agitada rutina familiar. Leticia tiene un hijo que nació con Síndrome de Down, y eso la rehace todos los días.

Deja un comentario