¿Cómo deben ser nuestras promesas para un nuevo año?

La promesa real comenzó en un lugar pequeño, pero con el poder de salvación

Foto: humanmade by Getty Images

Cuando escuchamos hablar de pasaje de año, anhelamos por construir una nueva historia, con nuevos pasos, sin embargo, deseamos construir la novedad. En el fondo, este año nuevo enciende nuestra sed de ser nuevos, mismo que permanezcamos en el mismo lugar, cerca de las mimas personas. La novedad ocurre solo cuando ponemos nuestros pies en el suelo y definimos propósitos, a los cuales podemos llamar promesas para un año nuevo. La mayoría de nosotros tiene miedo de hacer promesas, pues ellas exigen algo definitivo, exigen compromiso, interés y más que eso: fidelidad. Tenemos miedo de prometer algo y no ser capaces de cumplir, todo porque el definitivo nos asusta, nos quita el control, nos hace sentir incapaces y nos compromete.

Que nuestras promesas sean como un presepio

Delante de la palabra “promesa”, podemos, por ejemplo, pensar en la gran promesa de Dios: la venida del Salvador.

Esta promesa se cumplió, es real y verdadera. Esta promesa no comenzó grande, pero sí en el establo, en el pesebre, cercada de animales, pastores. La promesa más verdadera no necesito de grandes escenarios. La promesa más real no necesito de ningún efecto especial, de fuegos de artificio, de aplauso o incluso de una multitud. La promesa real comenzó en un lugar pequeño, pero con el poder de salvación.

Lee más: 
.:Consagre el nuevo año a la Virgen María
.:Actitudes positivas para este nuevo año
.:Año nuevo, hombre nuevo

Así deben ser nuestras promesas para un año nuevo, deben comenzar en el pesebre, que es nuestro corazón, iluminadas por la estrella guía, que es el propio Dios, y cercada por las personas que están cerca de Él. Así, nuestras promesas va ser un pesebre capaz de engendrar vida, salvación, no solo para nosotros, pero para todos aquellos que nos cercan.

Haga pequeños propósitos, pequeños pasos y sea fiel, pues “es mejor no hacer promesas que hacerlas y no cumplir” (Eclesiástico 5,5). Nada mejor que comenzar ese nuevo año viviendo en la voluntad de Dios.

Brigite Cortez
Es de Portugal, misionera en la Comunidad Canción Nueva, donde actua en la casa de Misión de Francia.

Deja un comentario