El don de la paciencia

El don de la paciencia es fruto del Espíritu Santo, cuanto más nos abrimos a su acción, más nos regala sus dones

En estos días estuve pensando qué difícil es ejercitar ese don y cómo exige de nosotros mucha conversión. ¡¿Te imaginas tener que esperar 30 años para tu hijo se convierta?! Santa Mónica rezó por la conversión de San Agustín durante 30 años; imagina la paciencia que tuvo Job, después de perder todo lo que poseía y lo que más amaba, esperó el auxilio de Dios; ¿ Y el pueblo del desierto que tardó 400 años para llegar a la tierra prometida? Muchos ni siquiera vieron la llegada, pero creían que algún día llegarían.

El don de la paciencia

Archivo: cancionnueva.com.es

En todas estas situaciones, Dios siempre pedía paciencia y perseverancia en la oración animando a nunca desfallecer. No sé explicar el motivo que Dios tiene para hacernos esperar, pero una cosa es segura, la paciencia permite que Dios actúe en nuestra vida. Cuando le entregamos a Él todas las cosas, estas se resuelven de la mejor forma posible. Ya viví muchos momentos de dolor, pero entregué a Dios y en el momento oportuno Él actuó.

.:La naturaleza nos enseña la Paciencia

Hermano, les dejo aquí un pasaje bíblico que me ayuda cuando estoy cansado ante las tribulaciones y la paciencia se me está agotando, así como a mí me ayuda, espero que te ayude también. Nunca te olvides: ¡Dios actúa en el tiempo y en la hora oportuna!

“Tengan esperanza y sean alegres. Sean pacientes en las pruebas y oren sin cesar” (Rom 12,12)

Tu hermano,

Wellington Jardim (Eto)
Cofundador de la Comunidad Canción Nueva y administrador de la Fundación “Juan Pablo II”

Deja un comentario