El tiempo es el camino del cielo

Venimos a este mundo por una misión, y pasamos la vida tratando de completarla. En los “mejores años de nuestra vida” podemos esforzarnos físicamente y resistir muchas adversidades, tenemos la vitalidad para poder superar lo que sea. Pero, ¿quién dice que esos son los mejores años de la vida?

Sinceramente, pienso que los mejores momentos de nuestra vida radican en qué tan cerca estamos de Jesús. En nuestra vida nos acercamos a Él en diversas circunstancias, normalmente es en el camino de la Cruz, porque en los momentos felices no necesitamos invitarlo, ¡ahí está! (Aunque siempre es bueno ser humildes, agradecerle e invitarlo a disfrutar nuestros buenos momentos).

He leído un libro de Víctor García Hoz que me abrió el panorama de ver cómo es que Dios se acerca a nosotros en diferentes etapas de nuestra vida. García Hoz me hizo entender por qué en la llamada “tercera edad” los sentidos, las fuerzas, la vitalidad, y las energías del cuerpo humano declinan radicalmente. En nuestra juventud, estamos más atentos de todo lo que pasa, nuestros sentidos están a flor de piel y nos distraemos con todo. En la tercera edad, los sentidos y el cuerpo han declinado tremendamente, por una sola razón: que nos dejemos de distraer para enfocarnos en el que en verdad importa: Jesús.

Así en la tercera edad, la vida laboral y las actividades personales cambian y disminuyen. Ese tiempo que ansiamos en la juventud, se nos es dado al doble en la tercera edad. ¡No hay más maravillosa forma de ocupar el tiempo que Dios nos da que el rezar, el platicar con Dios y acercarse a la Iglesia!

¡Qué alegría estar en esta etapa de la vida! Dios nos llena de dones y de amor con una familia amplia, amigos, tiempo para orar… la vida misma. Siempre debemos tener esperanza en Jesús, así se nos dará paciencia y resignación bien entendidas, así seremos felices (1).

Por último me gustaría compartirles esta frase que conmovió mi alma hasta las lágrimas, no sin antes recomendarles ampliamente el libro de Alegría en la Tercera Edad de Víctor García Hoz.

Piensa que YO gobierno el mundo. Y que sólo YO soy absolutamente Sabio, Fuerte y Amigo. YO sé lo que te conviene, si puedo hacer lo que te conviene, ¿qué puede ocurrir que no te convenga? Todo será para bien (2).

¡Que Dios los bendiga!

Por: Claudia Elizabeth Orozco Galindo

Fuente: ALMAS

Deja un comentario