El valor de la amistad fue revelado por la Biblia

El valor de la amistad fue revelado por la Biblia: ‘El amigo fiel no tiene precio’

En el mundo agitado de hoy la ausencia de la verdadera amistad es una de las causas de muchos males. Este es un lazo sagrado que une los corazones. Quirógrafo de las almas nobles, es la afección que fundamenta el verdadero amor, siendo este la propia amistad en mayor intensidad.

El valor de la amistad fue revelado por la Biblia2

Desde la más remota antigüedad el hombre se interrogó sobre la esencia de la amistad. Filosofó sobre este aspecto de la interacción humana. Podemos decir que la amistad es una determinada comunidad o participación solidaria de varias personas en actitudes, valores o bienes determinados. Es una disposición activa y que la persona se empeña.

El valor de la amistad fue revelado por la Biblia: “El amigo fiel no tiene precio” (Sl 6,158), porque “Él ama en todo el tiempo” (Pv 17,17). “Un amigo fiel no tiene precio, no hay manera de estimar su valor” (Ecle 6,14). “Un amigo fiel es un bálsamo de vida, que encuentran los que temen al Señor” (Ecle 6,16).

.:¿Las amistades son para siempre?

La función psico-social de la amistad es así, de rara repercusión. Ella es factor de progreso, porque el amigo auténtico educa por la palabra y por el ejemplo; es garantía de seguridad, una vez que el amigo fiel es remedio para todas las angustias, ya que la amistad es una fuerza espiritual. Sin embargo, existen condiciones para que florezca la amistad.

Se puede decir que sus ingredientes son: la sinceridad, la confianza, la disponibilidad, la tolerancia, la comprensión y la fidelidad. Saint-Exupéry dijo en su obra ‘El Pequeño Príncipe’. “Eres eternamente responsable por aquello que cautivas”.

En la plenitud de los tiempos Jesús se presentó como legítimo amigo. “Ya no los llamo servidores, porque el servidor ignora lo que hace su señor; yo los llamo amigos” (Jn 15,15) y había dicho: “No hay amor más grande que dar la vida por los amigos” (Jn 15,13). Estaba rodeado de personas, las cuales se repletaron de los efluvios de su bondad. Felices los que Lo conocieron, como Lázaro, Marta, María, Sus amigos de Betania; los Doce Apóstoles; Nicodemo; Zaqueo; Dimas, el buen ladrón; y tantos otros. Es necesario llevar la amistad en serio.

La Biblia asegura que: “Un amigo fiel es un bálsamo de vida, que encuentran los que temen al Señor” (Ecle6,16). Dijo, sin embargo, San Agustín: “La sospecha es el veneno de la amistad”. Bien pensado, porque la amistad termina donde la desconfianza comienza. El amigo es luz que guía, es un ancla en mar agitado, es apoyo en todo momento. Esparcir rayos de sol de alegría, derramando torrentes de claros divinos. Dulcifica el pesar. Todo eso merece ser pensado. Es esencial, también, meditar sobre las enseñanzas bíblicas: “El que teme al Señor encamina bien su amistad, porque como es él, así también será su amigo” (Ecle 6,17).

.:La belleza de la Amistad

Traducción: Thaís Rufino de Azevedo

Cônego José Geraldo Vidigal de Carvalho
Profesor en el Seminario de Mariana durante 40 anos

Deja un comentario