Empoderamiento: los poderes sociales de la mujer cristiana

¿Empoderamiento femenino y mujer cristiana combinan?

La mujer es una dádiva del cielo creado para embellecer aún más la humildad. Toda mujer recibe de Dios varios poderes para el cumplimiento de su misión en la sociedad. Se habla mucho sobre el empoderamiento de la mujer, que en ingles significa empowerement, es decir, dar poder.

Voy elencar cuatro poderes, de los varios, que toda mujer cristiana es invitada a ejercer.

Poder de la profesional capacitada

La mujer, con sus habilidades de hacer varias cosas al mismo tiempo, es invitada ejercer su profesión de una forma que su trabajo sea santificado. Hacer bien lo que le es confiado, de tal forma que las personas a su alrededor a admiren por su amabilidad, honestidad, docilidad, competencia y humildad.

La profesional, así como el hombre también, no necesita descartar el otro para subir de puesto o conquistar el cargo tan deseado, porque, al acostarse su cabeza en la almohada, ella tendrá la consciencia en paz y serena. Conquistar una ascensión profesional como coordinación, gerencia, directoria con dignidad y verdad sin corrupción.

En una sociedad tan competitiva, Dios da el poder para la mujer ser materna en el mercado de trabajo. Es la palabra de consejo que ella puede dar al compañero de trabajo y al jefe; es la idea creativa que hace la empresa avanzar; es la acogida calurosa y tan deseado por muchas personas carentes de madres. Y ser materna no es cuestión biológica, existen las madres espirituales que cuidan de las personas a su alrededor.

Foto: Wesley Almeida/cancaonova.com

Foto: Wesley Almeida/cancaonova.com

Poder de la maternidad

Desde su origen, ella tiene una misión especifica, que solo ella es capaz de realizar: la capacidad de generar vida en si y en el otro. Dios dio la mujer el poder de ser colaborador con Él, gestando en su vientre un otro ser humano.

Es necesario quitar el romanticismo de la maternidad y encarar los sacrificios, las renuncias e incluso frustraciones. La madre que se cuestiona se dará cuenta de crear aquel recién nacido, el caos que ocurre en casa, los cambios en la rutina de la pareja, en fin, son desafíos reales que exigen de la mujer garra, fuerza y poder de Dios para cumplir su misión.

Al ejercer el poder de la maternidad, la mujer humaniza aquel ser humano que fue gestado dentro de ella y que ahora vive una vida propia. Ella tiene el poder de construir y formar un ciudadano con valores, carácter, moral y ética para la sociedad. ¡Que poderosa esta mujer!

Poder del “malabarismo”

Es la mujer que aprende en la raza a hacer malabarismo para conseguir administrar sus diversas funciones como profesional, esposa, madre, estudiante, educadora.

Es un poder inherente en el ser de la mujer, que la motiva y da fuerzas para ella realizar sus tareas con suceso y debilidades. ¿Debilidades? Sí. No existe mujer perfecta, que siempre acierta, por eso las debilidades y frustraciones hacen parte de la vida. No se cubre tanto, si tienes debajo algunas funciones “caer” en ese malabarismo. Ni siempre acertamos. Por eso, cuando sentirse incapaz y débil, pide ese poder al Espíritu Santo de Dios. Él la ayudará y fortalecerá en esta hornada, concediéndole el equilibrio entre todas las obligaciones.

Lee más:
.:La batalla entre la mujer y el dragón
.:La Bondad y la Belleza hacen parte de la mujer
.:Sueños de Mujer

Poder de superación

En medio de muchas luchas que enfrentas en la vida, Dios te concede el poder de la superación. Es la capacidad que tienes que cumplir todos los quehaceres: trabajar, administrar la casa, estudiar, cuidar de los hijos; incluso me sintiendo débil, agotada, herida y, muchas veces, con el corazón “sangrando” de dolor.

Tu puedes haber vivido la peor historia de vida, que vencería el Oscar se hiciera una película sobre ella, pero así, caminar de cabeza erguida y superar cada obstáculo que la vida le presente. Eso no es un dibujo animado, en que tu eres la “mujer maravilla”. ¡No! Es es la realidad en el cual el Espíritu Santo de Dios le da ese poder para proseguir como vencedora en la vida.

Hace más de dos mil años, Dios volvió Su mirada para el Oriente Medio, que tiene enraizado en su cultura la exclusión social de la mujer. En una pequeña ciudad llamada Nazaret, el Señor escogió una joven llamada María, para iniciar el largo proceso de restitución de la dignidad femenina. Ella es elegida para generar el Hijo de Dios en su vientre, siendo protagonista de la historia de salvación. “El Cristianismo quitó las mujeres de un estado que era semejante a la esclavitud”(Madame de Stael, escritora francesa).

Ser amiga de María

En María, tu encontrás todos los poderes que una mujer tiene. Sin embargo, cuanto ,más intima eres de esta grande mujer de Dios, que dividió la historia de la humanidad en un antes y después, pero poderosa seras.

Fernanda Soaeres Zapparoli
Misionera de la Comunidad Canción Nueva. Fue presentadora del programa Revolución Jesús. Periodista. Fue una de las presentadoras en el palco principal de la Jornada Mundial de la Juventud “Río 2013”. Autora de los libros: “La mujer según el corazón de Dios” y “La belleza de la mujer a ser revelada”. Hoy trabaja como productora de contenido en el sector de internet de Canción Nueva.

Deja un comentario