Haz tu Diario Espiritual

Vamos a hacer juntos el diario espiritual…

Es un entrenamiento. Quiero ayudarte a hacer tu diario, porque no basta sólo leer: El trabajo con la Biblia se completa con el Diario Espiritual. Las personas por lo general no sienten ganas de escribir y hasta creen que es extraño hacerlo. ¿Por qué es necesario escribir? ¿No basta leer? Te digo que no basta leer, la receta es escribir.

Haz tu Diario Espiritual2

Como el nombre lo dice, se trata de un diario. Leemos todos los días y hacemos el diario todos los días.

Empieza hoy mismo: separa un cuaderno que servirá exclusivamente para tu Diario Espiritual. Pon en la punta superior de la página la fecha y, después, anota el trecho leído, por ejemplo: 1Jn 1,2.

Lo primero que debes anotar todos los días son lasPROMESAS DE DIOS que has encontrado en la lectura. Es muy importante anotar las Promesas de Dios. Son Promesas de Dios y no de hombres. Es muy importante marcar las promesas.
En la Primera Carta de Juan, en el Capítulo uno al nueve, justamente en el versículo 9 dice: “Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarnos y purificarnos de toda maldad”. ¿No es una Promesa? ¡Y qué promesa! Dios está ahí para perdonar nuestros pecados. Nos basta cumplir una única condición: reconocer nuestros pecados.
Veamos entonces el inicio del capítulo 2 de la misma carta: “Hijos míos, les he escrito estas cosas para que no pequen. Pero si alguno peca, tenemos un defensor ante el Padre: Jesucristo, el Justo”. Es una Promesa importantísima, podemos estar seguros de que, si pecamos, tendremos a Jesús como intercesor junto al Padre. La Promesa continúa en el versículo 2: “Él es la Víctima propiciatoria por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino también por los del mundo entero”.

El versículo 25 es bien claro. Ahí encontramos la palabra “Promesa”. “La Promesa que Él nos hizo es esta: la Vida eterna”.

El segundo ítem que debes anotar son las ÓRDENES DE DIOS. Sí, son órdenes, es necesario cumplirlas, para eso tenemos que conocerlas. Lee 1Jn 2,15. “No amen al mundo ni las cosas mundanas. Si alguien ama al mundo,el amor del Padre no está en él”. Y el versículo 16 completa: “Porque todo lo que hay en el mundo – los deseos de la carne, la codicia de los ojos y la ostentación de la riqueza – no viene del Padre, sino del mundo”. Observa que en el 1Jn 2,28 hay otra Orden importantísima.

Lo tercero a anotar en el Diario Espiritual son los PRINCIPIOS ETERNOS. Al practicar el Diario Espiritual comprendemos más fácilmente lo que es un Principio Eterno. Lee en 1Jn 1,5 “Dios es luz, y en él no hay tinieblas”. Tenemos ahí una verdad eterna. Nada la cambiará. Queriendo o no, es así porque es así, es un Principio inmutable, nada lo cambiará: ¡Dios es la luz!

Continúa con los versículos 6 y 7 del mismo capítulo, que también traen Principios Eternos. Son verdades que rigen el Reino de Dios.

Son, por lo tanto, tres cosas: Promesas, Órdenes, y Principios Eternos

A continuación, debes anotar cosas personales y concretas:
1– ¿Cuál es el mensaje de Dios para mí hoy? En el texto que leíste encontrarás el mensaje que Dios tiene para ti hoy. Basta prestar atención. Cuando lo descubras, escríbelo.

2– ¿Cómo puedo ponerlo en práctica? ¿Como poner en práctica todo lo que ha leído, todo lo que Dios me dijo?

No tengas miedo de dejar esto escrito en tu Diario Espiritual

Este es el diario espiritual, es práctico y concreto. Lee el trecho indicado de la Biblia y haz, a continuación, tu diario. Mañana, lee el capítulo 3 y haz tu diario. Después, al día siguiente, el capítulo 4 y finalmente el 5. ¡En cuatro días habrás hecho toda la primera Carta de San Juan!.
Después, debes hacer el estudio de la primera Carta de San Juan por segunda vez. No será una simple repetición. Habrá novedades, especialmente en el mensaje de Dios y cómo poner en práctica el mensaje de Dios para ti.

Experiméntalo. Así como se empuja a una persona a la piscina, en un intento por ayudarla a aprender a nadar, así te he puesto hoy, frente a este lindo desafío del diario espiritual para que te aventures y aprendas en la práctica. ¡Sigue adelante!

.:Lee la Biblia todos los dias

Del libro: “A biblia no meu dia a dia”

Monseñor Jonas Abib
Fundador de la Comunidad Canción Nueva

Deja un comentario