Entienda como tu ángel de protege

El mundo sobrenatural de los ángeles

Que nuestros ojos se abran para ver los ángeles. “No temas, porque los que están con nosotros son más numerosos que los que están con ellos”(2Re 6, 16). Todas las veces que rezamos o cantamos en lenguas, somos rodeados por miríada y miríadas de ángeles. Para entender mejor, vamos leer una parte del Segundo Libro de los Reyes, que habla sobre Eliseo. El rey de Aram estaba en guerra contra Israel, y cada vez que él deliberaba con sus oficiales la colocación de una emboscada, el hombre de Dios mandaba alguien avisar al Rey de Israel:

En la Sagrada Escritura

“¡Cuidado! No pases por aquel lugar, porque los arameos están allí en una emboscada”. El rey de Israel enviaba entonces gente al lugar acerca del cual el hombre de Dios lo avisara y quedaba analizando. Eso ocurre ni una ni dos, pero varias veces. (cf. 2Rs 6,8-10) Reza, el rey de la Siria estaba bravo contra el pueblo de Dios y querían destruirlo. Comienza, entonces, las artimañas.

Ángel-dentro

Eliseo iba y avisaba el rey del Israel: “No va por aquel lugar, porque el rey de la Siria hizo una trampa”. El pueblo de Israel obedecía lo que el Señor hablaba por el profeta, y el rey sirio hacia papel de bobo. Perturbado delante de muchas tentativas frustradas, mandó llamar sus siervos y les dije: “Hay algún traidor en nuestro medio. Toda trampa que armo contra el pueblo de Dios se deshace: el pueblo de Israel no pasa por allá. Hay alguien trayéndonos aquí, porque yo no cuento para nadie mis planos; solo mando realizar las trampas, y el pueblo de Israel acaba sabiendo”. Los siervos explicaran: “No, mi Señor, no se trata de ningún traidor; pero es el hombre de Dios, Eliseu, que sabe todas estas cosas. El Dios de Israel te revela, y él cuenta al rey. Va ser inútil luchar contra ellos, porque tiene, en su medio, el hombre de Dios”.

El rey, en lugar de rendirse delante de la acción del Señor, quedo más enfurecido aún y grito: “Vamos cercar este tal hombre de Dios, Eliseu”. Entonces, ordenó que sus guerreros buscasen por el profeta y lo cercasen. Eso, según el rey, debería ser hecho por la noche, para que nadie lo sepa. En el día siguiente, comienza el ataque. La Escritura nos cuenta así: “Envió para allá caballos y coches y la parte más fuerte del ejercito. Llegaran por la noche y cercaran la ciudad. Levantándose al amanecer, el creador del hombre de Dios salió y vió el ejercito cercando la ciudad, y los caballos y los coches, y le comunico: “¡Ay, Señor mío! ¿Qué vamos a hacer? Le respondió: “No temas, porque los que están con nosotros son más numeroso que los que están con ellos. Eliseo se puso a orar: Yavé, abre sus ojos para que vea. Y Yavé abrió los ojos del joven, quien vio la montaña cubierta de caballos y carros de fuego que rodeaban a Eliseo” (2Rs 6,14-17).

Esta regla es la regla, no excepción

¡Lo que vamos aquí relatado no es una excepción, es regla! Cuando el pueblo es del Señor, invocarlo y es fiel a Él, ocurre lo mismo que ocurre con el profeta Eliseu. Lo que él dijo a su siervo, hoy el Señor dijo a nosotros: “¡No tengas miedo! Los que están con nosotros son más numerosos que los que están con ellos.”

Debemos saber que las fuerzas del mal están a nuestro alrededor y lo que quieren es acabar con nosotros, lograr nuestras familias, desviar nuestros hijos, destruir nuestros matrimonios y nuestras comunidades. Es un juego sucio: el demonio siembra discordia – un habla una cosa, el otro entiende al contrario. Astuto, él así crea confusión y nos divide.

Reza más aquí:
.:Oración de Liberación a San Miguel Arcángel
.:¿Qué hacen los ángeles cuando rezamos en lenguas?
.:¿Que puede hacer mi ángel de la guarda?

El diablo y sus ángeles caídos actúan como el rey de la Siria. No hacen guerra, pero la guerrilla, arman trampas. Nadie puede ser ingenuo. Cobarde, el enemigo ataca nuestra familia o a nosotros mismos en puntos débiles que, desgraciadamente tenemos. Si tu pierdes fácilmente la paciencia o si tu punto frágil en el campo de la pureza, castidad, él va arrastrarse hasta el suelo. Pero, “¡No tengas miedo! Los que están con nosotros son más numerosos que están con ellos”. Vamos mantener esta seguridad en el corazón.

Los ángeles de Dios luchan a nuestro favor

Quien esta con nosotros son los ángeles de Dios. Mientras los ángeles malignos están a nuestro alrededor, queriendo destruirnos, invadiendo nuestras casas y familias, en las calles, en el tráfico, en nuestro servicio y poniéndonos en peligro gracias a Dios los que están con nosotros, y en numero mayor, son los ángeles de Dios. Mira como fue la situación: dando cuenta que su siervo no estaba teniendo visión espiritual y sentía miedo, Eliseu pidió a Dios: “Abre los ojos, y que él vea”. El Señor abrió los ojos del siervo y este vio un numero inmenso de coches de fuego y caballos en la montaña, alrededor de Eliseu. Si tuviéramos visión espiritual, íbamos vernos rodeados de ángeles, alabando a Dios, intercediendo y luchando a nuestro favor.

Desgraciadamente, fuimos los primeros a relajarse y comenzar a pensar que los ángeles son cosas de niño. En el momento en que dejamos de contar con ellos a punto de desacreditar de su existencia, abrimos espacio para la tentación, que entra para dominar y mentir. Es urgente el rescate de nuestra fe sobre los ángeles.

El cielo no es un lugar, pero es donde Dios esta. Y donde Él esta, los ángeles y los santos están cerca de nosotros. Nuestro físico fue creado para vivir en un ambiente lleno de oxigeno. Sin él, comenzamos, a sentirnos mal, perdemos fuerzas, no tenemos más reflejos. Igualmente, somos hechos para vivir en un ambiente espiritual, respirando el “oxigeno espiritual”. Si no tomamos posesión de esta atmósfera sobrenatural, que esta a nuestro alrededor, vamos dar al enemigo toda libertad de utilizar falsificaciones.

Nuestra propia sede de las realidades espirituales – que fue puesta en nosotros por Dios – acaba llevándonos a buscar, en lugares equivocados, el sobrenatural de que necesitamos. Es por eso que mucha gente acaba buscando ir para el espiritismo en todas sus formas, para otras religiones y todo el tipo de practicas esotéricas.

Tu hermano,
Monseñor Jonas Abib
Fundador de Comunidad Canción Nueva

Deja un comentario