Es necesario buscar siempre la humildad

Imagine un pañuelo blanco, seco, limpio. Si lo sumergimos en aceite, va quedar tan empapado que, cuando lo apretemos saldrá aceite por todoshumildade lados. Eso sucede con quien está lleno del Espíritu Santo: nosotros lo transmitimos a todo nuestro alrededor.

Cuando somos bautizados en el Espíritu Santo de Dios, lo que pasamos para los demás es el propio Espíritu Santo: cuando tocamos alguien, es el Espíritu quien lo toca; cuando rezamos por alguien, es el Espíritu quien ora; cuando pedimos, el Espíritu pide, actúa y lo hace. Es de esta forma que sucede la acción de los dones del Espíritu Santo, el Paráclito.

Muchos tienen recelo del orgullo espiritual. Es necesario buscar siempre la humildad. Pero la humildad esta en esta verdad: ¡no soy yo quien realiza prodigios, pero sí el Espíritu del Señor, que está en mi! Y si él quiere que yo lo lleve a muchos que necesitan, yo debo llevarlo.

Traducido por: Thais Rufino de Azevedo

=>Ser humilde es ser verdadero

Monseñor Jonas Abib
Fundador de la Comunidad Canción Nueva

Deja un comentario