Evangelicemos unos a los otros

Gestos, actos y palabras son el camino para evangelizarnos unos a otros

En el equipo de música, generalmente no hacemos nuestro trabajo solos. Tenemos siempre compañeros de misión, que son los músicos, acompañamiento, intercesores, hermanos del grupo de oración. Siempre tenemos alguien a nuestro lado. ¡Como es bueno vivenciar la misión al lado de hermanos que, generalmente, no escogemos! La Providencia Divina se encarga de unir a las personas con un mismo objetivo: evangelizar.

Algo importante, que no podemos dejar de ver, es que, a nuestro lado, están personas que también necesitan ser evangelizadas. La evangelización no es solamente estar al frente de un grupo, predicar el Evangelio, cantar o tocar. Se evangeliza mucho más con actos que con palabras.

Foto: Wesley Almeida/cancionnueva.com.es

Si esto es así, tenemos muchas más oportunidades de evangelizar a quien está a nuestro lado y que camina junto a nosotros que a quien nos ve una o dos veces por semana. ¿Ya pensaste en eso? Entonces muchas veces, no damos la suficiente atención a nuestro hermano, porque ya estamos cansados de lidiar con sus particularidades (cuando más convivencia hay, más descubrimos las limitaciones unos de otros)…Nos detenemos en las limitaciones y nos olvidamos de que el hermano necesita de nuestra evangelización, como también tu y yo necesitamos de la evangelización del hermano.

Lee más:
.:Nuestra misión es evangelizar
.:No se puede evangelizar sin diálogo
.:Evangelizar es proponer una nueva realidad

No te olvides también que los gestos, las palabras y los actos también son formas que tenemos para evangelizar…Doy lo mejor de mí al otro y recibo lo mejor de él. Eso es evangelizar. Muchas veces lo mejor de mí es una corrección, una exhortación, una palabra más dura que, dicha con amor, ayuda al proceso de conversión del otro; otras veces es silencio, son actitudes.

Con la venida del Espíritu Santo en Pentecostés, las comunidades cristianos quedaron más vivas y eficaces, dividiendo sus bienes, colocando todo en común. Nuestro mayor bien es el Evangelio; animados por él, tenemos mucho para darnos unos a otros. No niegues tu bien mayor a aquel que convive contigo diariamente.

¡Un gran abrazo! ¡Dios te bendiga!

Conozca nuestra página de ‘Liturgia cotidiana’ => liturgia.cancaonova.com

André Florêncio
Misionero de la Comunidad Canción Nueva 

Deja un comentario