Formar buenos cristianos y honestos ciudadanos

29/03/2017

Como padres y educadores cristianos, nuestra misión es hacer nuestros hijos discípulos del Señor, que amen el Maestro y estén listos para seguirlo

Como padres y educadores cristianos, debemos preparar la próxima generación para cumplir el propósito de Dios en la historia, con comprensión y determinación, “¿cómo puedo ver el mal que alcanzara el pueblo? Y como puedo ver la destrucción de mí parentelas? (Ester 8,6). Sin embargo David, después de haber cumplido la voluntad de Dios en su tiempo, murió, fue a reunirse con sus padres y sufrió la corrupción” (He 13, 36). Si nos descuidamos de la herencia del Señor, nuestra lucha va ser en vano.

Formar buenos cristianos y honestos ciudadanos 2

Foto: Wesley Almeida/cancionnueva.com.es

Existe, en la Biblia, tres instituciones reconocidas con autoridad y otorgadas por Dios: la familia, la Iglesia y el gobierno civil. Además, solo los dos primeros ofrece educación. “Padres, no irriten a sus hijos; al contrario, edúquenlos, corrigiéndolos y aconsejándolos, según el espíritu del Señor” (Ef 6, 4); “Vayan, pues, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Bautícenlos en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” (Mt 28, 19), una vez que el gobierno civil jamás puede actuar en nombre de la familia, representando sus valores y objetivos proprios. El Estado reflexiona el pensamiento de la colectividad, partiendo del principio de que la mayoría esta correcta.

La sociedad deformando los cristianos

Lo que vemos en las escuelas de hoy, en general, es la falta de respeto con las autoridades, la falta de disciplina, el desinterés por el aprendizaje, la irresponsabilidad, la influencia de nuevas filosofías en los temas y en los libros, la baja calidad de la educación, la inmoralidad, la corrupción entre otros. Por lo tanto, en la Biblia, escuela solo tiene sentido como una extensión de la familia, para con ella cooperar en alianza de principios y propósitos y bajo la cobertura espiritual de la Iglesia. La visión es de familias unidas con la bendición de la Iglesia, trabajando en la formación de una generación consciente de sus valores y responsabilidades, capacitadas para ejercer su ministerio en a sociedad y cumplir el propósito de Dios. Es una alianza estratégica, para garantir la expansión del Reino, mismo en medio a una generación perversa y corrupta.

Lee más:
.:Responsabilidad de vivir en sociedad
.:El sacerdote en la sociedad
.:Hijos son alegría de la familia y de la sociedad, dijo el Papa

Como padres, como educadores, Iglesia y ciudadanos responsables, tenemos el deber de preparar la próxima generación, dando una visión y formando para lograrlo.

Tenemos que rescatar el valor del niño y la de unión de generaciones: abuelos y jóvenes, todos trabajando juntos en el proyecto de vida infantil. El niño y el adolescente que encuentran un sentido noble para su vida no van desperdiciar de forma desordenada. La separación de las generaciones ha sido una poderosa arma de destrucción de los valores familiares, exponiendo los pequeños a los predadores sociales.

Formación del carácter

Además es necesario valorizar el carácter en la formación del alumno para realidades que son fundamentales: el ejemplo y trabajo duro. Carácter asume una marca una grabación hecha a partir de un molde, de ahí la necesidad de ejemplo consistente.

Cuanto al trabajo arduo, la propria historia nos enseña que la indolencia, la comodidad y la ociosidad llevan el hombre al fin moral y a la falta de productividad. Cuando huimos de la dificultad o privamos nuestros hijos de la dureza, estamos impactando el desarrollo del carácter de ellos.

La Iglesia tendría en eso un factor decisivo para apoiar el cumplimiento de la gran misión: “formar buenos cristianos y honestos ciudadanos”, fortalecimiento de las familia. Es una alianza estratégica, en el cual cada compañero (Iglesia, Escuela y Familia) contribuye con lo que hace mejor, para realizar el proposito de Dios bajo la misma visión de Su Reino.

Padre Anderson Marçal
Consagrado de la Comunidad Canción Nueva

Comentarios