Invita a Jesús a tu hogar en esta cuarentena

Delante de este escenario de la pandemia en que vivimos, es casi imposible alejarse de las noticias que parecen apuntar para una situación cada día más preocupante, Sin embargo, sea necesario estar informado de la gravedad de la situación y bien informado cuanto a las medidas de combate al contagio, a la insistencia desmedida en el asunto causa tristeza y agotamiento emocional. Era también con tristeza que los discípulos caminaban para Emaus. Ellos “hablaban sobre todas las cosas que tenían ocurrido” (Lc 24, 14), pero cuando preguntados sobre tal asunto solo pudieran responder “con el rostro triste” (Lc 24, 17). Para superar esta tristeza, fue necesario recordarse de las Escrituras y compartir el pan.

La crucifixión de Jesús fue un acontecimiento triste para los cristianos de la época que aún no comprendían todo tu significado. Aún de las profecías ya tendrían anunciado el Mesías y la Resurrección, la fe de aquellas personas no estaba establecida en tu corazones. Al encontrar los discípulos que caminaban para Emaus, Jesús recordó de las profecías y con ellos compartió el pan, a fin de que ellos se alegrasen y percibiesen que aquel momento de pariente derrota era, en la verdad, el anuncio de la Buena Nueva. Hoy, en momento de aislamiento social y muchas inseguridades, es necesario hacer lo mismo, recodarse de las Sagradas Escrituras y de la presencia de Dios con nosotros.

Foto: Bruno Marques/cancionnueva.com.es

Permítase acercarse de Jesús, en esta cuarentena

San Pedro dirigió su primera carta a los pueblos que vivían la hostilidad del mundo diciendo a ellos: “Y los protege el poder de Dios, por medio de la fe, con miras a la salvación que nos tiene preparada para los últimos tiempos. Por esto estén alegres, aunque por un tiempo tengan que ser afligidos con diversas pruebas. Si el oro debe ser probado pasando por el fuego, y es sólo cosa pasajera, con mayor razón su fe, que vale mucho más. Esta prueba les merecerá alabanza, honor y gloria el día en que se manifieste Cristo Jesús” (1Pe 1, 5-7). No hay dudas que las tribulaciones de la vida son mas fácilmente superadas por aquellos que aceptan la compañía de Jesucristo, que invitan para entrar en tu casa y tiene junto de ellos el Dios Vivo y verdadero, que no abandona ni desampara.

Le más:
.:En tiempos de pandemia, es necesario gastar bien tu tiempo
.:En vivo: Jesús Eucarístico expuesto las 24hs para ser adorado
.:Oración de las madres por tus hijos

“Quédate con nosotros, ya está cayendo la tarde y se termina el día” (Lc 24, 29): fue la invitación que los discípulos de Emaus hicieran a Jesús. Hagamos el mismo, al abrir nuestro lar para la presencia de Jesucristo. Todos los días y en varios horarios, actualmente, muchas parroquias también están transmitiendo sus misas vía internet. Vamos tirar las biblias de los cajones, montar un altar o perfeccionar lo que ya tenemos. Es el momento de vivir con mayor fervor la presencia de Dios junto de nuestra familia.

Hágase y se cumple la voluntad de Dios sobre todas las cosas, que una nuestras familias en oración, para que podamos enfrentar ese momento de probación con el corazón alegre, en la seguridad de la presencia de Cristo en nuestros hogares. Que así sea.

Referencias:
BIBLIA SAGRADA, Traducción de la CNBB, 18 ed. Editora Canção Nova.

Luis Gustavo Conde
Catequista actuante en la evangelización de jóvenes y adultos. Predicador enfocado en la doctrina cristiana. Abogado con actuación en la área de Derecho de Familia y Derecho Bancario. Tecnólogo en Gestión Empresarial. Profesor de cursos técnicos – profesional.
Instagram: @luisguconde Contato: luisguconde@gmail.com

Deja un comentario