La adaptación sexual en el inicio del matrimonio

A menudo, por vergüenza o moralismo, los novios no dialogan sobre lo que esperan de la vida sexual

¡Cuánta expectativa! Después de meses, años de convivió, de luchas para controlar los deseos y acumulo de sueños, llega el día de la luna de miel. ¡Muchas películas retratan ese momento como uno de los más especiales de la vida de los novios! Existe un peso emocional inmenso sobre la primera relación de la pareja, que viene con el sueño de que sea una noche memorable. Lo que, desgraciadamente, nadie cuenta, es que, frecuentemente, ese momento no es ni un poco mágico, fácil o agradable. Y creo que eso esta directamente conectado a la falta de conocimiento sobre la realidad.

Foto: szefei by Getty Images

Foto: szefei by Getty Images

Vamos mirar para la parte natural primero. Hombre es mujer tiene fisiologías sexuales muy diferentes (pensando sexual, funcionamiento del cuerpo, del deseo, del placer). Con eso, existe un descompaso natural cuando los dos comienzan su vida de relacionamiento. La mujer, mas lenta en la respuesta al deseo, necesita de más tiempo de estimulo preparatorio (preliminares), necesita de envolvimiento y dedicación para conseguir quedar más tranquila. En las primeras veces, aún existe el proceso de rompimiento del himen, que puede engendrar dolor y sangre. El hombre, con su instinto procreativo generalmente tiene el foco en la penetración y eyaculación, siendo más rápidamente estimulado. Generalmente, son necesarios años (asociados a la dedicación, empeño, dialogo, intimidad) para que marido y mujer entren en sintonía fisiológica sexual oral. Y esa diferencia natural, cuando no comprendía, puede engendrar muchas heridas en ambos, sea porque el hombre ve que la esposa no se siente bien, sea porque la mujer no siente la dedicación del esposo en preparar ella para el acto.

Muchas personas también buscan vivir la continencia sexual en el noviazgo (algo que recomiendo fuertemente!), además, sin entender la castidad, sin tener consciencia de los verdaderos motivos para no tener sexo momentáneamente. Son utilizadas ideas equivocadas sobre el sexo (“sexo es sucio”, “placer es malo”, “tengo que luchar contra mis deseos”), las cuales van construyendo una barrera inconsciente. Después el matrimonio, cuando la relación se convierte permitida, eses bloqueos internos pueden hacer con que ambos no consigan vivir el placer y la entrega física del momento. Y eso puede ser fuerte, a punto de engendrar vaginismo (contración involuntaria de la vagina) o dificultad de erocción (en los hombre).

Existe otro problema frecuente: la falta de dialogo sexual previo. A menudo, por vergüenza o moralismo, los novios no conversan sobre lo que esperan de la vida sexual, sobre como les gustarían que fuera, sobre las experiencias que ya tuvieran. Y en la luna de miel, puede ocurrir que cada uno venga con una idea muy diferente sobre el sexo, generando el sentimiento de rechazo y reprobación del otro.

¡No tenga prisa!

Mi sugestión (después de haber vivido la castidad en el noviazgo, yo y mi marido casamos virgen) es: ¡no tengan prisa! Estas comenzando un largo camino de conocimiento y comprensión sexual. No pongan muchas expectativas en la primera noche. Es natural que la realación completa tarde varias tentativas para ocurrir. Más importante que tener placer de inmediato, es sentir que existe el amor, el cariño la dedicación al otro. Busquen dialogar abiertamente sobre lo que piensan sobre el sexo, sombre como se sienten, y si necesario, busquen ayuda profesional.

Lee más:
.:¿Será que tengo vocación para el matrimonio?
.:Como lidiar con los problemas en el matrimonio
.:La Castidad en el matrimonio

El sexo es algo lindo, hecho por Dios, que tiene como consecuencia el placer físico. Si tu vocación es relamente casarse, ese regalo es para ti. Y el sueño de Dios es ver cada uno de nosotros realizado de verdad, incluyendo la parte sexual. Deja que Él lo ayude abrirse para esa área, y de una visión más verdadera sobre la pureza y la belleza del sexo.

Recomiendo la lectura de mi libro “La verdadera realización sexual”. Creo que puedo ayudarlo en ese proceso de la sanación y construcción de la sexualidad sana y feliz.

Roberta Castro
Ginecóloga y especialista en terapia familiar. Coordinadora del Ministerio de Música y Artes de la Renovación Carismática Católica del estado “Espíritu Santo”-Brasil.
Predica durante el “Campamento para Músicos” – 2017

Deja un comentario